X
CD TENERIFE >

Errático fuera de casa

   
La temporada ha comenzado con mal pie en los partidos del representativo en feudo rival . / CÉSAR MINGUELA

La temporada ha comenzado con mal pie en los partidos del representativo en feudo rival . / CÉSAR MINGUELA

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

“No carburamos como equipo”. Esa frase pronunciada por Álvaro Cervera al acabar el partido en Leganés deja entrever de nuevo las dificultades que atraviesa como entrenador para dar con la tecla que haga aumentar el rendimiento de los suyos. Una circunstancia que se agrava aún más cuando el CD Tenerife juega fuera de la Isla.

La temporada pasada el conjunto blanquiazul acabó sufriendo para sumar a domicilio y tuvo que volver con las alforjas vacías en los últimos cuatro desplazamientos, donde cosechó otras tantas derrotas.

Ipurúa, 13 de abril. Esa fue la última vez que el representativo sumó fuera de casa. El triunfo por 1-2 ante el hoy equipo de Primera significó el, hasta ahora, último resultado positivo lejos del Heliodoro. A partir de ahí el equipo de Cervera encadenó cuatro salidas con derrota: Jaén (1-0); Las Palmas (1-0), Sabadell (1-0) y Sporting de Gijón (3-0). Una serie de malos resultados que no ha abandonado a la escuadra tinerfeña en el arranque de la campaña 14-15.

El actual Tenerife sucumbió en el primer encuentro del presente ejercicio por 1-0 en el Toralín ante la Ponferradina. 15 días más tarde volvió a caer por 2-0 en Montilivi, esta vez con el Girona como oponente. Valladolid en la quinta jornada vio también perder al combinado insular, que esta vez cayó por 2-1, rompiendo la racha negativa de no marcar fuera de casa, aunque insuficiente para rascar algún punto del estadio Nuevo Zorrilla. De momento, el encuentro de Butarque ante el CD Leganés ha sido el enésimo intento infructuoso de regresar a casa con la satisfacción de algún punto en el casillero.

Encaja siempre

Son ya, por lo tanto, ocho partidos seguidos perdiendo fuera de casa, en los que el cuadro isleño ha anotado solo un gol, habiendo recibido 13 tantos. Esa es precisamente la otra estadística que chirría en un equipo entrenado por Álvaro Cervera.

El Tenerife 14-15 solo ha dejado su meta a cero en uno de los siete partidos disputados y fuera de casa la media de goles recibidos es de 0,87 por encuentro, casi a un gol por partido jugado a domicilio.

Otro factor que resalta la falta de seguridad de este Tenerife es el dato que evidencia lo mucho que le cuesta imponerse en los encuentros, habiendo estado por detrás en el marcador en seis de los siete choques.

Solo ante el Mirandés (1-0), se adelantó en el marcador el cuadro local y solo ante Las Palmas pudo recuperarse para remontar el tanto inicial de Momo. De resto, Ponferradina, Albacete, Girona, Valladolid, Leganés y la propia UD Las Palmas han golpeado primero ante la meta blanquiazul y ha dejado sin capacidad de reacción al equipo tinerfeñista, que ha sido incapaz de poder recuperarse en esos encuentros.

Un mal endémico que desde hace tiempo acusa el CD Tenerife y que solo en la campaña 12-13 en Segunda División B logró mejorar de la mano del actual preparador insular.

Números que certifican el errático camino de un equipo que no acaba de encontrar la regularidad positiva en la Liga y que debe afrontar un exigente mes de octubre con los partidos ante el Recreativo, Osasuna y Barcelona B, próximos tres rivales del CD Tenerife a corto plazo para buscar cambiar la dinámica negativa que ni siquiera el derbi pudo mejorar.