X
yo, tú, ella >

“Este es el momento de la marca personal, porque es el momento de las personas”

   
Sara de la Cuesta es una docente por vocación. / SERGIO MÉNDEZ

Sara de la Cuesta es una docente por vocación. / SERGIO MÉNDEZ

VERÓNICA MARTÍN | Santa Cruz de Tenerife

Sara de la Cuesta Taboada es una apasionada por la moda. La moda como cultura y la moda como materia de estudio. Es licenciada en Bellas Artes y profesora en las escuelas de arte Fernando Estévez en Santa Cruz de Tenerife y lo ha sido también en la Manolo Blahnik en La Palma. Es la mujer que ha logrado reunir a diseñadores como Lemoniez y Elena Rodher en Tenerife para impartir la quinta edición del curso Seminario de Moda de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

-¿Cómo llegó usted a la enseñanza en el sector de la moda?
“Soy licenciada en Bellas Artes y nada más acabar mi carrera empecé atrabajar en un centro de formación en Sevilla para estilistas y diseñadores de moda. Ahí se produjo mi primer contacto con este sector y, desde ese momento, me empieza a interesar este mundo…”.

-Pero mantuvo su trayectoria en el resto de ramas de las Bellas Artes, ¿verdad?
“Sí. Yo soy principalmente creativa. Aunque en mi primera relación con el mundo laboral me hizo que me interesara el mundo de la moda, sigo con mis proyectos de pintura, escultura y diseñando joyas. Yo siempre iba a seminarios de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y mi ilusión era diseñar un programa para ellos y, ahora, estoy precisamente en el quinto curso”.

-¿Es usted docente de vocación o como plan B?
“No. Siempre han sido actividades que han ido paralelas. Tengo una trayectoria artística considerable, pero la parte de la docencia siempre la he potenciado. Cuando llegué a Canarias empecé a dar clases en las escuelas de arte, tanto en la EASD Fernando Estévez en Tenerife como en la Manolo Blahnik en La Palma. Me encanta la docencia porque aprendo mucho de los alumnos. Podré trasmitir los conocimientos, que es la función del docente, pero es muy satisfactorio ver cómo los alumnos me superan”.

-No suele ser muy habitual en el mundo laboral, desear que a uno le superen…
“Siempre el docente se tiene que renovar para estar a la altura. Ver cómo alumnos que han compartido un pequeño tiempo de su vida de formación la han compartido conmigo y ver cómo han creado su camino es realmente positivo. Por eso soy muy utópica. Hay alumnos que tienen un talento innato que ellos mismos no se creen y ni se han percatado de que lo tienen”.

-¿Cómo hace para convencerlos?
“El docente tiene las herramientas para construir y guiar a la persona… de esta forma, el alumno camina solo. Eso sí, el profesor se tiene también que ir renovando. En mi caso, constantemente me formo, incorporo cosas nuevas porque el alumno te exige estar al día constantemente”.

-¿Cómo logra diseñar un curso como el que se va a celebrar con la UIMP del 22 al 25 de octubre?
“Llevo un año trabajando en el curso. Hay que diseñarlo con mucha antelación porque al ser personas en activo, tienen que cuadrar sus agendas con mucho tiempo. Los cursos de moda que hemos diseñado hasta ahora han sido siempre espectaculares, pero este año se cumple el 30 aniversario de la UIMP y quería que el nivel estuviera a la altura. Siempre he tenido el apoyo del director de la UIMP, Jesús Hernández, y hay que decir que siempre he tenido el sí de todos los conferenciantes a los que me dirijo. Por estas aulas han pasado gente como los diseñadores Petro Valverde, Enrique Loewe, Francis Montesinos o el presidente de la Federación de la Industria del Calzado, José Sanchís, entre otros. Si alguno de los que hemos invitado no ha venido, ha sido por problema de agenda”.

-¿Cómo consigue que personas como estas hagan hueco para impartir un curso de estas características en Tenerife?
“Cuando contacto con ellos y les cuento mi proyecto, suelen enamorarse de él y se entusiasman. Mi idea es traer siempre a profesionales en activo dentro del sector, para que los alumnos que están estudiando moda en Canarias -donde hay un buen nivel- puedan complementar su formación con maestros con un prestigio a a nivel nacional e internacional”.

-Este año el curso lo ha enfocado hacia la marca, ¿por qué?
“Es el momento de hablar de marca y de hablar de marca personal porque ahora es el momento de las personas. Yo no llevo un estilismo determinado porque esté de moda sino porque como persona me siento bien con ese estilismo. En esto hay un porqué y las marcas lo estudian para asegurarse que su cliente se vaya enamorando de su marca y la llevan porque se sienten parte de ella. Por esto, creí que era importante construir el curso que profundizara en la marca”.

-¿Hemos pasado del mundo de las empresas donde los empleados eran personas imbuidas en la marca a un mundo donde las personas están por encima de las empresas?
“La empresa sin empleado no existe. Ahora un empleado es su propia empresa. Si eres autónomo, eso es más evidente pero si formas parte de una marca o de una estructura empresarial formarás parte por algo y dentro de su contexto y singularidad, serás parte de esa marca. Si construyes tu marca personal con unos buenos cimientos, eres capaz de construir tu propia empresa con unos buenos cimientos también”.

-¿Cómo se puede consolidar una marca para que no se convierta en flor de un día?
“Para ello tenemos que saber en qué consiste una Storyteling. Las marcas tienen que tener un contenido, una propuesta de valor para que funcione. En el curso vamos a hablar de esta propuesta de valor pero, también, de otras cosas importantes como es el registro de una marca. Y tendremos una reflexión importante sobre las marcas de moda en los marcos de moda; sobre lo que se debe y lo que no se debe hacer”.

-¿La moda es cultura?
“Sí. Todos utilizamos la moda, incluso aquellos que dicen que no van a la moda. Moda no es solo es ir de compras. Los diseñadores que vienen nos contarán cómo construyen sus marcas y cómo las han ido diversificando. Por ello, también hablaremos de la moda y de los perfumes; del lujo y de la internacionalización de las marcas”.

-¿Qué debe tener una marca para triunfar?
“Que emocione. Es la palabra que lo engloba todo. Te tienes que sentir bien al llevar una marca. Es la forma que hace que un cliente sea fiel”.

-¿La clave está en la empatía?
“Es más que eso. Si emocionas a un cliente, va a estar siempre a tu lado. Además, si como marca llegas al público, eres transparente, eres consecuente, tienes valores y trasmites esa propuesta con contenido real… fidelizas la clientela”.

-¿Hay un buen nivel de formación en moda en Canarias?
“Sí. Está saliendo una generación de diseñadores de moda muy bien formados. Lo que no deben olvidar los alumnos es que cuando se termina de estudiar hay que empezar a formarse otra vez. Una parte es la teoría y otra es la práctica y el entramado empresarial”.

-¿Algunos de sus antiguos alumnos son casos de éxito?
“Sí, alguno de ellos están haciendo vestuario de películas, son diseñadores o llevan el estilismo de artistas famosos. Muchos creen que la única salida es el diseño pero hay una horquilla muy amplia dentro del sector. Hay que buscar el hueco que no esté cubierto y meterse ahí. Hay que recordar la frase de que para ser irreemplazable hay que ser diferente”.

-Coco Chanel suele ser un referente constante… ¿Qué nos puede enseñar?
“Ella como persona luchadora y emprendedora supo marcar la diferencia en el momento que vivía. Luego, supo construir su propia marca a partir de eso”.

-¿Tiene alguna firma paradigmática?
“Yo soy más fiel a las firmas que hacen que me sienta bien. Si me emociona, me hace fiel. La emoción es la palabra que lo engloba todo”.

-De tanto estar cerca de la moda se ha lanzado al diseño de joyas…
“Se trata de aunar en un solo proyecto mi faceta creativa como artista plástica y el conocimiento sobre la moda que poseo: los dos mundos que a me gustan. Por eso salió la idea de la joya de autor, no soy diseñadora de joyas sino una creativa que está empezando en esta faceta. Son piezas únicas hechas con mucho cariño como si fueran en pequeñas esculturas, joyas”.