X
a veces soy humano >

Falta de costumbre – Por Félix Díaz Hernández

   

Resulta inevitable reflexionar sobre el primer contagio del virus ébola fuera del continente africano que hemos conocido estos días. Difícil o imposible será aportar datos nuevos cuando toda una nube de opinadores, la mayoría completos desinformados, llevan vomitando durante casi 48 horas hipótesis, ideas, o diagnósticos con el único objetivo de parecer original y mantener la “tensión” informativa. La gestión comunicativa de un caso así exige que se cumplan una serie de requisitos, itinerarios y condiciones que están recogidos en casi cualquier manual para afrontar una crisis de este calibre. Aun así es evidente, a la vista de cómo se está gestionando esta situación, que en el Ministerio de Sanidad no deben conocer este tipo de esquemas o los han obviado. La puesta en escena para dar explicaciones a la sociedad española, por parte de la ministra de turno y su equipo, deberá ser estudiada en las facultades dentro de no muchos años. Uno todavía duda que los gestores de lo público, y mucho más en este caso, no se preparen adecuadamente, cocinen los mensajes y las ideas-fuerza que deben lanzar en una crisis comunicativa ya de alcance internacional. Quizás la chapuza a la que asistimos el lunes por la tarde, en directo y por televisión, se deba a que el actual Gobierno no tiene costumbre de enfrentarse a ruedas de prensa; normalmente se esconde a través de comparecencias, notas oficiales, cortes de televisión previamente editados. Les falta la habilidad de convencer y explicarse en público. Y termino con preguntas: ¿Se están respetando los derechos de esta auxiliar de enfermería, de su familia? ¿Y la obligada confidencialidad de los datos clínicos que debe mantener el sistema sanitario? ¿O se están filtrando esos datos para mantener entretenida a la jauría mediática restando tiempo y espacio para las críticas a la gestión de este problema que está haciendo el Gobierno español?