X

El Gobierno pide a la ONU información adicional sobre su petición de usar el aeropuerto de Gran Canaria

   

EUROPA PRESS | Madrid

El Gobierno se ha dirigido a Naciones Unidas para solicitar “información adicional” sobre la petición que la organización internacional le formuló a primeros de septiembre para poder usar el aeropuerto de Gran Canaria para trasladar personal humanitario que lucha contra el Ebola en Africa.

Representantes del Ejecutivo español se mantienen en contacto diario con el servicio aéreo de la ONU –que gestiona el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la organización– para detallar las garantías de seguridad que han de darse antes de que España responda afirmativamente a la solicitud de la ONU, han informado a Europa Press fuentes del PMA.

El viernes pasado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se refirió a la disposición inicial del Ejecutivo de autorizar a la ONU el uso del aeropuerto de Las Palmas, así como a EEUU el uso de las bases de Morón de la Frontera (Sevilla) y Rota (Cádiz), si bien dejó claro que España exigirá “las debidas garantías”.

Esas garantías son precisamente las que el Gobierno está abordando con la ONU, unas conversaciones que se desarrollan a un nivel técnico.

La petición de Naciones Unidas para que se le permita usar el aeropuerto de Gran Canaria para el traslado de personal humanitario que se dirija o regrese de los países africanos afectados por el brote de Ébola excluye la repatriación de personas con esta enfermedad, asegura a Europa Press el delegado del PMA en Gran Canaria, Pablo Yuste.

Ante el miedo que puede suscitar entre la opinión pública la llegada de posibles infectados de Ebola al aeropuerto de Gran Canaria, Yuste ha aclarado que estos vuelos de Naciones Unidas en ningún caso trasladarían a personas que hubieran desarrollado síntomas de haber contraído Ebola, que es cuando comienza el riesgo de contagio, que requiere estar en contacto con fluidos del enfermo.

MÁS ESTRICTOS QUE LA OMS

A todos los pasajeros, que son personal de las distintas agencias de la ONU y de ONG sobre el terreno, se les toma la temperatura “al subir al avión” y “al llegar” al destino, y no se permite el embarque con fiebre, explica Yuste.

Además, los aparatos se desinfectan “después de cada uso”, añade el delegado del Programa Mundial de Alimentos, que subraya que se trata de un protocolo más estricto que el que impone la Organización Mundial de la Salud (OMS) a las aerolíneas comerciales.

Por eso Yuste insiste en que el movimiento por España del personal humanitario que lucha contra el Ebola en Africa “no supone ningún riesgo adicional” respecto de los viajeros que llegan cada día a los aeropuertos procedentes de los países afectados por el brote.

El único escenario de riesgo que requeriría tener un dispositivo de actuación preparado en Gran Canaria se daría en el improbable caso de que durante el vuelo un infectado con Ebola desarrollara síntomas en lo que dura el trayecto y tuviera que ser evacuado.

Yuste ha advertido de que no tiene sentido que el personal humanitario tenga más restricciones a sus movimientos que cualquier otro ciudadano y considera que medidas como el cierre de fronteras para evitar el Ebola no son “ni viables ni efectivas” y, sin embargo, complica mucho la respuesta que hay que dar frente al virus.

El Programa Mundial de Alimentos tiene una relación especial con el Gobierno español desde que le cedió el puerto de Las Palmas para establecer un centro logístico de distribución rápida de alimentos hacia Africa, en funcionamiento desde el verano pasado y que financió la cooperación española.