X
maldito parné >

Una gran americanada – Por María Fresno

   

Spain is different. Esto no es ninguna novedad. Y con la crisis del ébola, por supuesto, que no íbamos a ser menos. Trajimos al misionero compatriota que contrajo la terrible enfermedad ayudando al prójimo. Como si de una película americana se tratara, filmamos su llegada a España con trajes metálicos y ambulancias aisladas, mientras el Gobierno nos decía, una y otra vez, que no había peligro y que estábamos preparados. Por una vez fuimos patriotas y nos sentimos orgullosos. Pero pronto salió la España real, la auténtica, la que corre por nuestras venas. Esa España curiosa y morbosa que mira la imagen de la enfermera contagiada por ébola en los periódicos. Esa España que tiene un Gobierno que justifica el contagio culpando a la auxiliar. Esa España que tiene empresas que despiden al hermano de la enfermera por miedo a contraer la enfermedad. Esa España que sale en masa a la calle y se moviliza en las redes sociales para salvar al perro contagiado de la víctima, aún sabiendo que el nivel de la enfermedad hacía imposible su salvación y no había ningún lugar medianamente seguro para tratarlo. Daba igual si se ponía o no en peligro la seguridad nacional, la sociedad clamó por Excalibur. A todo esto, nos enteramos que el protocolo de seguridad llevado a cabo por Sanidad no fue otra cosa que 40 minutos de clases teóricas y ninguna práctica de cómo ponerse el traje de aislamiento. Bruselas nos exige una explicación y el ministro de Turismo, nuestro flamante José Manuel Soria, asegura que el sector turístico no se verá dañado justo el mismo día en el que las empresas turísticas caen en bolsa y en el que la oficina exterior británica aconseja precaución a sus conciudadanos antes de viajar a España. Un cúmulo de errores que nos empeñamos en resolver ahora, cuando lo que toca es atajar el problema. Somos expertos en señalar al culpable y no en buscar la solución. ¡Ya llegará el momento de depurar responsabilidades! Y es que no nos engañemos. Los españoles nunca hemos sido patriotas. No sacamos a pasear la bandera española sino cuando gana La Roja. Jugamos a ser americanos sin estar preparados y, así, nos encontramos con el entuerto que tenemos ahora. Pero menos mal que las grandes compañías farmacéuticas se han puesto a trabajar para buscar un antídoto para el ébola. Ha tenido que salir la enfermedad de África para ponerse a ello. No bastaban los miles de muertos del continente africano, pero sí unos cuantos enfermos en Europa. Así somos. Y no cambiaremos.

@MariaFresno72