X
SANTA CRUZ >

Un informe municipal considera innecesaria la tasa de cementerio

   
Los propietarios de nichos de restos, de adultos y panteones tienen que abonar esta tasa que es de 9, 37 y 224 euros respectivamente. / FRAN PALLERO

Los propietarios de nichos de restos, de adultos y panteones tienen que abonar esta tasa que es de 9, 37 y 224 euros respectivamente. / FRAN PALLERO

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Cerca de 700.000 euros es el importe de la recaudación que la empresa concesionaria del servicio de cementerios en Santa Cruz, Cetensa, obtendrá con el cobro de la tasa de mantenimiento que ya ha empezado a facturar con cargo a 2013, un tributo que según denunció ayer el edil de Sí se puede, Pedro Fernández Arcila, ya recogía como innecesario un informe municipal elaborado en 2005. Este documento, al que ha tenido acceso Diario de Avisos, fundamentaba que Cetensa no había argumentado suficientemente la implantación de esta tasa y que alegaba entonces necesitaba para compensar el desequilibrio económico en el que se encontraba por la prestación del servicio. Así, el citado informe detalla que, aunque la ordenanza fiscal recoge este pago “nunca llegó a cobrarse a los ciudadanos”.

Según este documento, en el pliego de condiciones por el que se concedió el servicio a Centensa, no figura que se establezca una tasa de mantenimiento, aunque sí lo estaba en la plica de la empresa que resultó ganadora del concurso. A esto se une que el informe técnico que acompañó a la concesión del servicio estimaba que no se establecería tasa de mantenimiento para nichos a cinco años ni para nichos a perpetuidad por lo que “el adjudicatario tendría que mantener el equilibrio financiero sin establecer la tasa de mantenimiento”.

Aún así Cetensa reiteró la aplicación de este tributo alegando un desequilibrio que el informe cuestiona. También se señala que en 1997 la empresa desistió de su petición cuando el Ayuntamiento le cedió un derecho real de superficie sobre una parcela municipal por un plazo de 75 años, la misma en la que se construyó el tanatorio. El informe concluyó entonces que existían incumplimientos en la forma de gestión propuesta por Cetensa y que le valió hacerse con la concesión, además de señalar que no había cumplido con el plan de inversión propuesto ni hecho las mejoras ofertadas. Por tanto “no está claramente justificado el equilibrio económico y en consecuencia no lo está la tasa de mantenimiento”.

Ayer, el edil de Obras y Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, salía al paso de esta información proporcionada por Sí se puede, recordando que ese mismo informe es el que llevó al Ayuntamiento a pelear en los juzgados no tener que aplicar esta tasa como exigía Centesa, y que perdió. “El juez nos obligó al pago de 3.600.000 euros”, afirmó Arteaga, quien añadió que, “desde el año 2000 el Ayuntamiento pagó este mantenimiento a razón de 650.000 euros al año”. El edil de Servicios Públicos admite que se debía haber advertido a los propietarios de nichos que se debía pagar este tributo pero aún así defiende que es una medida legal, “refrendada por los servicios jurídicos del Ayuntamiento”. Defiende Arteaga que “el pago de esta tasa se hace también en otros municipios y responde al uso privativo de un bien por el que el usuario debe pagar”. “No hablamos del mantenimiento de cada tumba sino de los jardines, la limpieza, la iluminación… el hecho de que la cobre Cetensa es equiparable a que el recibo del agua lo cobre Emmasa”, concluyó el concejal.

Auditoría ya en marcha
Por su parte, Sí se puede, que exige al alcalde, José Manuel Bermúdez que paralice el cobro de esta tasa, anuncia que llevará a los tribunales todo lo relacionado con Cetensa. Además pide la comparecencia de Arteaga para explicar esta situación así como la tardanza en realizar la auditoría a la empresa aprobada en pleno. A este último respecto, el concejal de Servicios Públicos adelantó que ya se están elaborando los pliegos para sacar a concurso esta auditoría, confiando que antes de que acabe octubre se pueda adjudicar. Arcila insistía ayer en que Cetensa no está autorizada a recaudar tasas municipales y, además, este gravamen no está justificado desde el punto de vista del equilibrio patrimonial de la entidad. Además, el concejal señaló que esta tasa, es innecesaria, dado que su ausencia no provocaría desequilibrio alguno.