X
opinión >

Llegó ese día – Por Sergio García de la Cruz

   

Ya no se trataba de un simulacro, ya estábamos ante un posible caso real. Los nervios se desataron, teníamos ante nosotros un posible caso de ébola. Nerviosismo y miedo era el sentimiento general. Llegó el momento de usar el Equipo de Protección Individual (EPI), existían manifestaciones clínicas típicas de la enfermedad y el paciente provenía de una de las áreas afectadas: Guinea Conakry, Liberia, Sierra Leona, los Estados de Lagos y Rivers en Nigeria y la Provincia de Ecuador en República Democrática del Congo. El protocolo funcionó bien, podemos estar orgullosos de nuestros profesionales, esta alarma infundada ha sido la prueba necesaria que nos mostró que aspectos deben ser mejorados. Entre ellos el acceso a la zona donde va a estar el enfermo ya que para llegar a ella hay que pasar por una zona donde hay pacientes y familiares. El caso en una primera prueba dio negativo. La viremia puede tardar hasta 3 días desde el inicio de los síntomas en ser detectable y si la primera muestra se tomó antes de estos tres días y fue negativa, se recomienda enviar una segunda muestra.

Sería deseable por todos que este posible caso sea el primero y el último que ocurra en estas Islas, pero no podemos dejar de pensar y casi asegurar que no será así. Tristemente tendremos que seguir aplicando la Ley de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública y protegerla.
Coincidiendo con este caso el Gobierno de Canarias bajo la premisa de que en una sociedad globalizada como la actual se aumenta el riesgo de alarmas sanitarias de importancia internacional creó la estructura organizativa de carácter multisectorial que tendrá como fin la preparación y respuesta frente a la posible aparición de Emergencias Sanitarias que será apoyada por grupos formados por científicos, asesores y técnicos. Su puesta en funcionamiento se llevará a cabo en el momento en que se produzca la alerta sanitaria y la presidirá el titular de la Consejería competente en materia de sanidad. También crea un Comité Científico que se encargará del asesoramiento e información al Comité Ejecutivo en temas de carácter científico y técnico, necesarios para dar respuesta a las emergencias sanitarias. Pero, entre ustedes y yo; ciertamente a veces uno no sabe dónde comienza la verdad y donde termina la mentira, es evidente que algo no nos cuadra con todo este asunto del ébola y parece una forma más de un vil enriquecimiento, muy presente en nuestros días. Jesús García Blanca ha publicado un artículo en la revista Discovery DSalud, donde nos indica que todo parece indicar que varias multinacionales farmacéuticas y biotecnológicas han implementado de nuevo -con la complicidad de las agencias estadounidenses de salud y de la desprestigiada Organización Mundial de la Salud- otra supuesta pandemia con la habitual estrategia de sembrar el terror ante otra amenaza -tan invisible como incontrolable- que asegure el negocio a corto, medio y largo plazo. Terror con el que “animar” a millones de personas a vacunarse “preventivamente” o a tomar “novedosos” fármacos “experimentales” cuando estén infectados cuya eficacia solo se podrá constatar tras utilizarles como cobayas humanas. Ahora, que cada uno saque sus propias conclusiones.
www.sergiogarciacruz.com