X
CAMPUS ÁFRICA >

Más del 20% de los fármacos que se dispensan en África son falsos

   
Tras las comparecencias se celebró una mesa de debate. / DA

Tras las comparecencias se celebró una mesa de debate. / DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Más del 20 % de los medicamentos que se dispensan en el continente africano son falsos. Esta cifra se denunció en la tarde de ayer durante la mesa Los medicamentos en el desarrollo africano, que tuvo lugar en el edificio de Farmacia de la Universidad de La Laguna (ULL) dentro del programa Campus África. En el encuentro estuvieron presentes Carmen Bueno, representante de los laboratorios Lilly; José Fariña Espinosa, catedrático de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la ULL; Reema Jweied-Gugel, portavoz de la organización US Pharmacopeial Convention, y el hermano José María Viadero, director de la Fundación Juan Ciudad. Todos ellos moderados por el divulgador científico y presentador de Planeta Vivo de RTVE, David Calvo.

Todos los integrantes de la mesa denunciaron duramente el tráfico y la ilegalidad en materia farmacéutica en África con cifras escalofriantes. Los fármacos falsificados son un mínimo de un 20% del total de los que se encuentran en el mercado y algunas fuentes hablan de un 30%.

La organización USP denunció que en los análisis realizados a estos medicamentos ilegales han encontrado productos como matarratas, mercurio, cadmio, uranio, entre otros. De esta manera, los que consumen estos medicamentos no solo no reciben los beneficios del compuesto que cree que está consumiendo sino que, además, presenta los efectos secundarios de los productos químicos añadidos que ingiere. Peor aún que esto es la generación de resistencias que hace que las patologías se propaguen a mayor ritmo e, incluso, que los medicamentos no falsificados pierdan su efectividad. La triste conclusión es que en África mucha gente muere por enfermedades olvidadas, por sistemas de salud muy débiles y, también, por la mala praxis de aquellos que trafican con medicamentos. En concreto, en Campus África se expuso que se detectó que más del 90% de los antihemorrágicos que se estaban dispensando en Ghana a las mujeres tras el parto eran falsos, con lo que se multiplicaban los problemas de salud de estas madres. Hay que recordar que en 1995 en Nigeria se produjeron 2.500 muertos por un fármaco falsificado.

Desde Lilly se denunció la situación y se recordó que “en el conjunto del mundo las falsificaciones supone entre un 6 o 7% del total. Se mueven unos 100.000 millones de dólares de negocio. En su mayoría afectan a los países no desarrollados”, precisamente donde los controles sanitarios son más débiles.

En España, según la propia Lilly, “no se han encontrado falsificados en el canal legal gracias a la normativa española, pero sí se han detectado estos casos en Internet, donde el 60% de los fármacos que se venden son falsos”. Como soluciones, USP ha instalado laboratorios de control de calidad de medicamentos ya en 18 países africanos.