X
tribuna>

Menos deuda, menos impuestos, más inversión – Por José Manuel Bermúdez*

   

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha conseguido reducir la deuda municipal en un 40 por ciento, respecto a la que soportaba en 2011 y mantenía en 2012. El dato es muy positivo. De hecho, sitúa a este Consistorio a la cabeza de los ayuntamientos de las capitales españolas por su capacidad de saneamiento. Sobre todo, porque el año pasado fuimos capaces de pagar más de 50 millones de euros, cantidad que ya no debe soportar la Ciudad sobre sus espaldas. Como tampoco tendrá que afrontar en el futuro el pago de los intereses que costaría esa deuda, cifrados en 17 millones de euros. La noticia, qué duda cabe, es realmente buena para todos. Incluso para quienes andan empeñados en enredar las cosas y confundir a la opinión pública con datos distintos.

Porque los representantes del PP han preferido agarrarse a una estadística del Ministerio de Hacienda para tratar de deslucir esa buena noticia. El citado documento sobre la deuda municipal no se realiza con datos de los ayuntamientos, sino del Banco de España, que consideró que Santa Cruz de Tenerife debía 103 millones a las entidades financieras. Y cabría preguntarse: ¿De dónde sale esa diferencia con los 80 millones que certifican la Intervención y la Tesorería municipal? Muy sencillo, del coste de una obra que paga el Gobierno de Canarias, como es la del barranco de Santos, computada por el Banco de España como del Ayuntamiento. Advertida esta circunstancia, lo comunicamos al Banco de España y se nos dio la razón. Mal que le pese al PP. Qué le vamos a hacer.

Por todo ello, la deuda municipal -nuestra particular “hipoteca”- se cifra hoy en torno a los 80 millones de euros, cuando hace dos años alcanzó los 140 millones. ¿Qué tiene de malo? Nada, todo lo contrario. Porque detrás de la noticia de que el Ayuntamiento deba menos, que haya sido capaz de reducir el peso de la “mochila” de una deuda que pagamos todos, surgen otras igualmente positivas. Por ejemplo, una que tiene que ver con la reducción de impuestos y tasas municipales en el próximo ejercicio, como ya hemos anunciado. Lo concretaremos en fechas venideras, conforme elaboramos los presupuestos para 2015, pero hoy podemos asegurar que supondrá un alivio importante para el bolsillo de los santacruceros y un incentivo más para la reactivación económica de las empresas y la creación de empleo.

Pero es más: Este afán por rebajar la deuda y pagar menos a los bancos nos sitúa, asimismo, ante un panorama más propicio para la inversión y la obra pública. También para los servicios sociales, de acuerdo con el compromiso asumido por el gobierno municipal, que dedica 2 de cada 3 euros del presupuesto a políticas para las personas y bienestar comunitario. O para la Sociedad de Desarrollo, con el fin de que pueda seguir dinamizando la economía en la Ciudad. Se trata apenas de unos apuntes respecto a lo que serán las cuentas de Santa Cruz para el nuevo año. Tras soportar una deuda grande y cara, que de algún modo asfixiaba la economía municipal, ahora pagamos menos intereses y en plazos más cómodos. Dedicamos menos al Consistorio y más a la Ciudad.

Una vez más, el PP ha pinchado en hueso. Su constante pretensión por embarullar y desorientar al ciudadano, con mensajes inciertos acerca de la gestión municipal (igual que contradictorios respecto a su política en el conjunto de España), vuelve a empotrarse contra la realidad. Para orgullo de la ciudadanía, Santa Cruz de Tenerife cuenta a día de hoy con un Ayuntamiento más moderno y eficaz, que paga con más puntualidad a sus proveedores (a 60 días) y que obtiene mejores condiciones de los bancos que el propio Estado. Un Ayuntamiento que también recauda más y mejor, no por incrementar la presión fiscal sino por ser más eficiente en la gestión del cobro. Y todo ello es bueno para la Ciudad y sus vecinos, que podrán disfrutar de mejores servicios e infraestructuras. De más calidad de vida.

*ALCALDE DE SANTA CRUZ DE TENERIFE