X
la crítica >

Óleos y acuarelas de Julio Padrón – Por Joaquín Castro

   

Como inicio a los actos programados con motivo del 13 aniversario de El Corte Inglés de la capital tinerfeña, se ha inaugurado una exposición del pintor Julio Padrón integrada por óleos y acuarelas. Interesante muestra por la calidad de los trabajos que se presentan. El catálogo publicado refleja en su portada un hermoso Teide, con los tajinastes rojos que parecen rendirle pleitesía al volcán.

El caserío de Guinea de El Hierro, las montañas de Masca, las aguas cristalinas con los bañistas, el convento de Santo Domingo de Güímar o la placidez de una puesta de sol en cualquiera de nuestras playas conforman la totalidad de esta muestra.

Los óleos de Julio Padrón se caracterizan por la emoción estética y la magia del color, fruto de una capacidad creadora inagotable y la búsqueda constante, partiendo del realismo y la figuración, motivos que le conducen a formas sin perder su fuente inspiradora. La técnica le permite ir más allá, como podemos ver en las marinas que presenta, o en la acuarela de la fachada del convento de Santo Domingo en Güímar, conformando su mundo pictórico marcado, como es natural, por la personalidad que posee. Todo su trabajo es iniciar caminos y llegar a las etapas donde actualmente se encuentra. Su pintura desprende goce creativo, el encontrarse cómodo con su expresión actual, que es lo que transmite en cada uno de sus trabajos. La exposición revela la voluntad y capacidad de Julio Padrón para estudiar la naturaleza de cada una de nuestras islas. Pensemos en el cuadro que le dedica a La Gomera, el verdor de la vegetación, o el del Bentaiga con sus almendros en flor, teniendo como resultado una exhibición de facultades y de técnica. Despliega el artista una gran riqueza de color manteniendo la riqueza de la obra, entregada en esta exposición a la naturaleza, al culto de ella, plasmando en sus soportes los mesurados juegos de luces y color, intensos equilibrios zonales que consiguen que la obra sea armónica.

En esta muestra no podía faltar uno de los clásicos bodegones, la maestría queda patente, donde el intimismo llega de una manera al espectador. Hay en este bodegón una coloración muy personal y trabajada. Padrón es un extraordinario dibujante. En la base de sus trabajos se encuentra un dibujo perfeccionista, que le hace crear los ambientes a los que él quiere llegar.

Frente a su emoción creadora, se alza la personalidad que posee. Y así, sus óleos y acuarelas llevan la impronta de la realidad, se abren hacia el infinito, que es la mera imagen del color siempre matizado en amplias gamas, centrándose como buen artista en la composición, vistiendo sus telas de realidades bien desarrolladas.

En su currículum figura que ha sido primer premio en el Cartel del Carnaval, en el concurso del Cabildo Insular de Tenerife (1982). Primer premio Perenquén de Oro en el Concurso Internacional de Caricatura Personal y Dibujo Humorístico del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife (1981). En este mismo concurso ha obtenido el Perenquén de Bronce y el de Plata. Los trabajos versaron sobre Teresa de Calcuta y el rey Juan Carlos I. Premio Óscar Domínguez del Ayuntamiento de Tacoronte (1996).

Enhorabuena a Julio Padrón por esta gran exposición que se puede visitar en la planta sexta de El Corte Inglés.