X
entre nosotros>

Podemos: ¿Enemigo a batir? – Por Juan Henríquez

   

No admito a nadie, político o no, que me insulte o descalifique por haber votado a Podemos en las últimas elecciones europeas. Imaginemos por un momento, que alguna madre de éstos parásitos y retrógrados del PP y PSOE, ha votado a Podemos, seguramente estarán pensando lo mismo que yo: ¡éstos cabrones se van a enterar! Y no es la primera vez que hago público mi apoyo a Podemos, es más, cuánto más los demonizan, más crédito me generan. A esa calaña o casta de apoltronados/as viviendo del cuento, que me insultan impunemente, me gustaría hacerles una pregunta: ¿saben ustedes por qué aparece Podemos en la escena política? Por favor: ¿no lo saben, o se hacen los locos? Por culpa de ustedes, sí señor, por darle la espalda al pueblo y sus problemas, gobernando para bancos, ricos y mafias. Esa y no otra es la verdadera razón de que exista Podemos, y en la medida que ustedes no sean capaces de girar la tendencia de la corrupción, el paro y la miseria, más justificada está la presencia de Podemos en el poder institucional. No me preocupa para nada la actitud fascista del PP contra Podemos, están en su papel, ¡vuelven los comunistas con cuernos y rabo!, dicen, sin embargo, que el PSOE esté más pendiente de la gira de Pablo Iglesias por distintos países del Cono Sur, para mantener entrevistas y experiencias políticas de la izquierda latinoamericana, que de ejercer una oposición fuerte y constructiva frente a los desmadres del Gobierno rajoniano, ¡tiene cojones la cosa! Que la presencia de Podemos en la política española ha generado entre la calaña conservadora (PP) y socialistas (PSOE), sobre todo entre los dirigentes y cargos de relevancia, un estado de nerviosismo y preocupación, es de una evidencia aplastante. Sobre todo, porque ven peligrar su predominio del poder institucional, y con ello, el estatus económico y social que han tejido para lucro personal (ejemplo: tarjetas negras de Bankia). Es un clamor popular, gritad conmigo todos/as: ¡Necesitamos a Podemos!