X
PRIMER CASO DE ÉBOLA EN ESPAÑA >

Las posibilidades de que Teresa se cure aumentan desde hoy

   

EUROPA PRESS | Madrid

El personal médico que trata a la auxiliar de enfermería Teresa Romero, contagiada de ébola, ha afirmado este miércoles que “cada día que pasa es a favor” de la paciente, aunque reconoce que puede haber “complicaciones en cualquier momento” por la “virulencia” de la enfermedad.

Así lo ha señalado este martes la facultativa de la Unidad de Medicina Tropical del Servicio de Medicina Interna del Hospital La Paz-Carlos III Mar Lago, integrante del equipo que trata a la infectada ingresada desde hace ocho días en el centro hospitalario.

Lago ha explicado que el ébola es una enfermedad que “aún es desconocida” aunque ha relatado que, según los datos, en los pacientes de África el mayor periodo de mortalidad se da entre el sexto y el décimosegundo día. Por ello, ha añadido que en el caso de Teresa “cada día que pasa es a su favor”, dado que según sus cálculos habrían pasado 15 días desde los primeros síntomas.

“Vamos a ver cómo va evolucionando, puede haber complicaciones en una enfermedad muy infecciosa y virulenta pero cada día que pasa es un dato a favor de Teresa”, ha apuntado Lago en referencia a la evolución de la paciente.

ANTIVIRALES CON RESULTADOS EN RATONES

Además, ha detallado que a Teresa se le está tratando con un suero hiperinmune de pacientes que han desarrollado la enfermedad, y que también se le aplica un antiviral que ha tenido buenos resultados en ratones. “Es nuestra esperanza”, ha detallado Lago, en referencia a los tratamientos experimentales que han tenido buenos resultados en pequeños animales.

A su vez, ha relatado que Teresa es “fuerte” y, por eso, está “aguantando los efectos de la enfermedad”. También ha explicado que los otros dos pacientes con ébola tratados y que fallecieron (los misioneros Miguel Pajares y Manuel García Viejo) tenían un estado de la enfermedad más evolucionado.

Por ello, el “esfuerzo” del equipo médico se ciñe en un seguimiento “minuto a minuto” de su estado y en actualizar su tratamiento para que este sea en todo momento “óptimo”. Según ha explicado Lago, hay cinco facultativos que siguen su evolución en guardias de 24 horas donde siempre hay un médico de medicina interna por cada turno.

También ha dicho que se ha reforzado el personal para tratar a los pacientes, tanto a Teresa como los ingresados en observación en la quinta planta.

Finalmente ha dicho que se desconoce si puede Teresa tener secuelas a largo plazo en el caso de superar la enfermedad pero entiende que no tendría que ser así puesto que las patologías infecciosas “empiezan, se desarrollan y terminan”.