X
cd tenerife >

La promesa por explotar

   
El jugador croata, durante un encuentro de pretemporada con la primera plantilla barcelonista. / FRANCESC ADELANTADO

El jugador croata, durante un encuentro de pretemporada con la primera plantilla barcelonista. / FRANCESC ADELANTADO

J. A. F. | Santa Cruz de Tenerife

La plantilla del FC Barcelona B puede presumir de ser uno de los mejores filiales de todo el planeta. Con jugadores que ya han debutado con el primer equipo, solo un nombre, curiosamente uno de los fichajes más ilusionantes del verano, parece no adaptarse aún completamente a España y la Segunda División: Alen Halilovic.

El croata llegó a la entidad catalana con solo 17 años procedente del Dinamo de Zágreb a cambio de 2,2 millones de euros. El jugador no lo tuvo fácil, pues una vez conocido su fichaje se hizo correr el falso rumor de que poseía un tatuaje madridista en la muñeca derecha. A partir de su llegada comenzó su complicada adaptación a la Segunda División.

Ivan Rakitic, jugador de la primera plantilla, fue el encargado de advertirle de lo competida que es la Segunda: “Él me avisó en su momento de lo complicado que era jugar aquí. Nuestro primer partido, frente al Osasuna, ya me lo demostró, porque hay jugadores de mucha calidad”.

En declaraciones a Goal.com, Halilovic apuntó que “a veces” los rivales exigen tanto al Barcelona que a los catalanes les queda “defender casi sin poder pasar al campo contrario” una situación quizás nueva para el croata.

No parece cercano el momento en el que el jugador croata pueda ascender a la primera plantilla de manera definitiva, algo que ha provocado que varios equipos italianos de la Serie A se hayan interesado en hacerse con sus servicios. La respuesta del FC Barcelona ha sido rotunda: no quieren una cesión, sino que esperan que pueda crecer en su equipo filial.

Quizás las expectativas generadas a su alrededor, que los conjuntos más grandes del mundo -incluido el Real Madrid- quisieran su fichaje o su contrato hasta 2019 hayan pesado algo para el exjugador del Dinamo, pero en La Masía siguen creyendo que está llamado a ser un referente en solo algunos años.

Hoy, en el Rodríguez López, quizás se pueda disfrutar de su calidad, a la espera de que pueda explotar definitivamente.