X
soliloquio>

¿Qué pasaría, si…? – Por Ramiro Cuende

   

Si antes de las navidades se sustituyeran los billetes de 500 euros, para sus usuarios, de maravilloso curso legal, por dos de 250 euros de color blanco como las nieves de Noel, o dos binladen por uno de 1.000 euros nominados y con un chip de seguimiento para conocer sus derroteros. Sería, como poco, curioso saber la cantidad de dinero que hay por ahí oliendo a humedad. Igual aparecía parte del dinero escondido, eso sí, cada oveja con su pareja. Es decir, que cada ciudadano europeo lo tiene que cambiar en su país. Si Oriol Junqueras, de la noche a la mañana, se convirtiera en gallego o en riojano, y dejara de ser catalán. Lo imagino dándole al oruxo, o al vermut Lacuesta, y olvidando los Aromes del Monserrat para dedicar sus amores a los mejunjes de otras repúblicas. No sé si destila vitriolo, de lo que no tengo ninguna duda es que tiene una borrachera de emancipación bonita. Si a eso le sumamos que se ha colgado de los fueros de Mas y no se suelta, menuda sardana tiene montada el caballero.

Si la presidenta del Círculo, me suena más, del agujero negro de empresarios, el círculo es una forma demasiado perfecta para ser presidida por tamaña animalia, un personaje que cada vez que abre la boca es para decir, o, mejor expeler algún disparate relacionado con la codicia propia de los empresarios de la miseria, de los usureros. Si todos los golfos utilitarios de las black cards de la Caja de Madrid, hoy la Bankia rota, devolvieran los 15,5 millones de euros, y además pasaran dos años cada uno viviendo con un sueldo base y atendiendo ocho horas al día a algún dependiente de los que aún no han recibido un napo, ni ayuda alguna a pesar de necesitarla como agua de mayo, o de aparcacoches en un terral al aire libre para llevar algo a casa cada día. Se iban a enterar de lo que vale un peine, y, de lo que le cuesta vivir a la gente gracias a sus inmoralidades. Si antes de seguir, Pedro Sánchez, al que deseo el mayor de los éxitos, el novel secretario general socialista se retirara a Bután un par de semanas para ver si le coge el pulso al problema, dentro y fuera del PSOE. Seguro que mejoraría su discurso, pasando a ser el líder que este país necesita para levantar la mirada, y la bolsa de la compra. Me acabo de acordar de la revista Hermano Lobo, a la que la genial cabeza de Manolo Summers puso nombre, recordando el célebre aforismo de Hobbes, Homo homini lupus: “El hombre es un lobo para el hombre”, dándole un punto franciscano. Cuídese de salvapatrias y santones, mienten.