X
SANTA CRUZ>

El Rastro apoya por mayoría que continúe la presidenta

   
La asamblea se celebró en la tarde de ayer en la sede del Mercado Nuestra Señora de África. / SERGIO MÉNDEZ

La asamblea se celebró en la tarde de ayer en la sede del Mercado Nuestra Señora de África. / SERGIO MÉNDEZ

J. M. | Santa Cruz de Tenerife

La mayoría de los comerciantes del Rastro de Santa Cruz de Tenerife apoyó ayer en la celebración de la asamblea la continuidad de su presidenta, Carmen Tejera, quien puso su cargo a disposición de los vendedores. Aunque la propia Tejera explicó que esta elección se lleva a cabo periódicamente, y la última designación tuvo lugar hace 11 meses, tras las criticas vertidas por algunos comerciantes y la recogida de firmas, decidió someterse a la valoración del conjunto.

Finalmente, al no haber una plancha alternativa, la actual presidenta volvió a presentarse al cargo, en el que lleva 20 años. Tejera se mostró satisfecha del apoyo recibido, “por aclamación” por parte de sus compañeros, y recordó que habitualmente se llevan a cabo reuniones con el Ayuntamiento y los 19 delegados del Rastro en representación de todas las calles participantes en el mercadillo. De hecho, durante la reunión, que se prolongó durante casi dos horas en la tarde de ayer, se acordó acudir a Madrid para solicitar un ajuste en el pago del impuesto de autónomos, para que se adapte a este tipo de actividad. “No podemos abonar toda la cantidad por solo cuatro días al mes, por eso queremos que se estudie la posibilidad de que se haga por horas”, afirmó Tejera. Para ello, recurrirán a otros mercadillos y colectivos de venta ambulante a nivel del Estado para dar más fuerza a su petición, la misma que será presentada a través de la Subdelegación del Gobierno.

La asamblea también analizó los recientes acuerdo plenarios sobre el otorgamiento de la licencia para vender en el Rastro por un periodo de ocho años, al igual que la declaración jurada. Cabe recordar que el Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz aprobó el pasado día 3 de este mes una corrección puntual de la ordenanza que rige en el Rastro de la capital.