X
Líneas de más>

Rousseff y Vázquez: ¿malos conocidos? – Por Gerardo Daniel Settecase

   

El pasado domingo hubo fiesta democrática en Latinoamérica, aunque por aquellas costas afirman que se votó “malo conocido antes que bueno por conocer”. Uruguay deberá esperar para conocer su próximo presidente hasta el ballotage del próximo 30 de noviembre, entre Luis Lacalle (h) y el expresidente Tabaré Vázquez, quien no ganó en primera instancia por el descontento social con su correligionario y actual presidente, José Mujica, pese a haber reducido este el 10 por ciento la pobreza, pero también recuerdan las corruptas privatizaciones de Lacalle padre, y la colaboración del padre de su ahora asociado, Bordaberry hijo, con la dictadura uruguaya. Vázquez ganará. Pero aún perdiendo, controlaría a Lacalle con su mayoría parlamentaria, lo que le diferencia de Brasil.

Es que si bien Dilma Rousseff, la mala conocida de Brasil, fue reelecta pese al descontento popular, un fragmentado Congreso, con 28 partidos minúsculos e ideológicamente indefinidos, que apoyan propuestas a cambio de prebendas, deberá negociar tolerando corruptelas de su propio partido, y esos Veintiocho que bloquean una reforma constitucional que les harían desaparecer. Lo que exacerba a su población, junto a la fuerte caída de su economía obligando a reducir el gasto social que, desde el ascenso al poder de Lula, redujera el 30 por ciento la pobreza.
Además, deberá aportar a los sectores empresario y financiero propuestas mirando a mercados menos histéricos que los regionales Mercosur y Unasur -sin abandonarlos-, tras demostrar tales sectores sus temores ante su triunfo, con una dura caída de la Bolsa local (Bovespa) y el Real, su moneda.

Brasil y Uruguay, parte de una Latinoamérica políticamente convulsa, como es visible en varios países vecinos, dieron ejemplo de democracia aún votando -quizás- el malo/a conocido/a (Vázquez y Rousseff). Toca ahora a ambos demostrar su parte buena por conocer.

gerardoctkc@gmail.com