X
Cuadernos de África>

La Suiza africana – Por Rafael Muñoz Abad*

   

El distrito o Master Plan de Kigali, Ruanda, se esboza como la regeneración ya no de la capital del diminuto país centroafricano si no cual modelo económico de una nación que no produce nada y que tras aquel fatídico episodio entre hutus y tutsis, que a machetazos se resolvió, busca reinventarse. Quizás el más vergonzoso episodio de la historia contemporánea africana. Ruanda es un estado garrapata del Congo. Carente de recursos naturales, paradójicamente, se revela como un notable exportador de coltán ¿Cómo es posible? El llamado oro gris es un mineral indispensable para la fabricación de dispositivos móviles. Los yacimientos de la convulsa e inestable región fronteriza congoleña del Kivu y la peligrosa ciudad de Goma, son el escenario donde rebeldes, mercenarios y buscavidas de siniestro pasado, salvaguardan los intereses de las multinacionales de la telefonía. Entes que usan un enrevesado sistema de muñecas rusas para no manchar su imagen y mantener así el flujo del valioso coltán hasta la segura Ruanda.
Los brokers de la minera y su intrínseca red de intermediaciones locales, permiten que Apple, Sony o Samsung no se manchen las manos relacionándolas con la sobreexplotación de menores. El renacer de Ruanda, de la mano de las donaciones internacionales, esconde oscuras derivadas. Un enmaraño de sociedades está detrás del suntuoso proyecto que pretende transformar Kigali, y su humilde urbanismo, en un centro financiero en mitad de la jungla. Escenario donde los fabricantes buscan asegurarse el [indispensable] suministro del coltán o columbita. No dudando para ello en subvencionar la liliputiense economía ruandesa; convirtiéndola en un santuario dotado de la seguridad jurídica que el vecino Congo carece. Así de simple y así de retorcido ¿Y el hombre ‘ideal’ para promocionar el proyecto?: Paul Kagame. Sin comentarios. El señor Kagame tiene las manos tan manchadas de sangre como Amín o Mobutu. Ruanda quiere ser la Suiza africana. No sé si el estado helvético sangra a Europa; lo que sí tengo claro, es que Ruanda sí parasita los recursos naturales del Congo y su historial de agresiones, al otro lado de la frontera, ya es habitual.
CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL.
cuadernosdeafrica@gmail.com