X
SOCIEDAD >

Tres personas con sospechas de estar contagiadas ingresan en el Carlos III

   

Diario de Avisos / EP | Santa Cruz de Tenerife / Madrid

Tres personas ingresaron ayer jueves en el Hospital Carlos III ante la sospecha de que podrían haber sido contagiadas por el virus del ébola. Se trata de una de las 68 personas en contacto con Teresa Romero, un nigeriano que llegó a Barajas con temblores y un misionero.

Una de las 68 personas que habían estado en contacto con la auxiliar de Enfermería Teresa Romero fue el primero en ingresar tras haber desarrollado un cuadro febril. Así lo confirmó el director del Centro de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, también miembro del Comité Especial creado por el Gobierno para la gestión del ébola, que se reunió nuevamente ayer en el Palacio de la Moncloa. Esta persona no es profesional sanitario y su estado de salud es “bueno”, según reconoció Simón. Pero tras presentar fiebre por encima de 37,7 grados, se decidió su ingreso inmediato. Posteriormente, un pasajero de un vuelo de Air France que presentaba fiebre y temblores fue trasladado también al Hospital Carlos III tras aterrizar en Barajas. Esta persona fue trasladada en dos ambulancias escoltadas por Policía y Guardia Civil desde el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas, una vez que se le realizó un control médico en el aeródromo.

El vuelo AF1300, que salió de París-Charles de Gaulle a las 9.30 horas, y en el viajaban 183 pasajeros a bordo, aterrizó sobre las 11.30 horas en el aeropuerto madrileño. El aparato fue inmovilizado y estacionado en una zona determinada del aeropuerto, siguiendo los protocolos establecidos.

Finalmente, un misionero español de la orden de San Juan de Dios que había estado trabajando recientemente en Liberia también fue prescrito para ingreso en el Complejo Hospitalario tras presentar un poco de fiebre y ante el riesgo de que pudiera estar infectado por el virus. El religioso llegó a España el pasado 11 de octubre y, tras presentar cuadro febril, fue trasladado al mismo centro donde también se encuentra Teresa Romero, para aislarlo de forma preventiva hasta que se confirme si tiene o no el virus.

La UE no accede a los controles

Por otro lado, los ministros de Sanidad de la UE no lograron ayer un acuerdo para implantar de forma coordinada controles de temperatura en los aeropuertos a los pasajeros procedentes de países africanos afectados por ébola para frenar la enfermedad, como hace Estados Unidos. Los 28 se limitarán a recoger y compartir los datos de contacto de estos pasajeros para poder hacer un “seguimiento” durante los 21 días que dura el periodo de incubación de la enfermedad.
La UE ayudará a reforzar los controles de salida que ya existen en los países africanos más afectados por el ébola -Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia- con el fin de evitar que los enfermos viajen.

Además, cada Estado miembro será libre de imponer controles adicionales, como ya han anunciado Reino Unido y Francia. Mientras, militares del Ejército de Tierra instruyen a profesionales sanitarios en la utilización de los trajes de protección del ébola, concretamente, en la forma en la que se deben poner y quitar para evitar cualquier exposición al virus.

Según informaron a Europa Press fuentes del Ejército de Tierra, cuatro equipos, formados por seis instructores cada uno, están aleccionando desde ayer a los sanitarios en estos cursos, cuya organización corre a cargo de la Escuela Nacional de Sanidad, dependiente del Instituto de Salud Carlos III. Los cursos se están realizando a petición del comité especial para la gestión de la crisis del ébola en España.