X
candelaria>

Los vecinos no pagan por el mantenimiento de sus nichos

   
El cementerio de Santa Sabina, en el barrio de Santa Ana, el más grande del municipio. / DA

El cementerio de Santa Sabina, en el barrio de Santa Ana, el más grande del municipio. / DA

Norberto Chijeb | Candelaria

La polémica suscitada en Santa Cruz de Tenerife con el cobro de una tasa a los propietarios de los nichos de los cementerios municipales por el mantenimiento de estos no ocurre en otros localidades de la Isla, por ejemplo, en Candelaria.

El municipio candelariero cuenta con tres camposantos municipales y en ninguno de ellos se paga por el mantenimiento de un servicio que gestiona el propio Ayuntamiento y no una empresa privada, como ocurre en la capital.

El concejal del área, Francisco Pinto, regresó precisamente hace unos días de Madrid donde asistió a unos cursos sobre cementerios impartidos por la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias), y allí se debatieron diferentes asuntos. Por ejemplo, Bilbao, que tiene un camposanto en activo desde 1910, planteó la incógnita de qué se hacía con los nichos después de los 99 años en los que expira el contrato de propiedad privada: renovar o recuperar.

En ese trance no está Candelaria, cuyos cementerios (situados en Barranco Hondo, Igueste y Santa Ana) no pasan del medio siglo, pero si que tienen muchos contratos de nichos-osarios de 99 años, en los que en cada uno puede haber, después de los cinco primeros años, bolsas con distintos difuntos de la familia. La compra de esos nichos, desde 1996, cuesta 240 euros por casi un siglo, mientras que el alquiler por cinco años, los preceptivos para que un difunto esté en la caja ante de exhumarse los restos, tiene un coste de 126,20 euros. Se tratan de precios asequibles si tenemos en cuenta que en el municipio de Santa Cruz de Tenerife el coste de un nicho alcanza los 900 euros. Francisco Pinto reconoce que el cobro de la tasa de mantenimiento que quiere aplicar ahora el Ayuntamiento de Santa Cruz es legal. “Nosotros también podríamos hacerlo a aquellos que tienen nichos a perpetuidad”, porque “aunque los nichos sean privados, están en patrimonio municipal”.

“Es verdad -continúa el concejal candelariero- que son los propios familiares los que mantienen esos nichos, pero el Ayuntamiento corre con los gastos de pintado, luz, agua, ajardinado…”. Pese a tener tres camposantos y en lugares muy dispersos, el Ayuntamiento de Candelaria solo cuenta con un sepulturero, aunque ahora tiene un ayudante fosero, gracias al convenio de empleo por seis meses. Cuanto necesita apoyo se utiliza el personal de Servicios Municipales, mientras que las concejalías de Obras y la de Parques y Jardines colaboran el mantenimiento.