X
economía>

El vino en cifras

   

cosechas uva municipios

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

La importancia del sector vitivinícola canario radica no solo en el papel que desempeña en la conservación del medio ambiente sino en el valor económico que genera. Posee múltiples componentes que van más allá del ámbito agrario y que, sin duda, merece la pena tener en consideración; desde visiones de corte social, económico, demográfico y medioambiental hasta influencia cultural. Aunque se trata de un sector todavía joven en las Islas y con escasa presencia en el mercado exterior, sus cifras no son malas y sus indicadores económicos son cada vez mejores, a pesar de existir fuertes discrepancias sobre el modelo de desarrollo del mismo.

Actualmente, Canarias cuenta con 10 denominaciones de origen (DO), a las que hay que unir la recién creada DOP Islas Canarias. Todas juntas embotellaron en 2013 más de cuatro millones de litros y este año, teniendo en cuenta que la campaña aún no se ha cerrado, van por 3,2 millones de litros embotellados [ver cuadro anexo]. A estos datos hay que sumarle la producción de vino no calificado, es decir que no es DO, lo que eleva la cifra a unos 12 millones de litros. El Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA) cifra en 5 millones el excedente, es decir, aquella producción que no pasa los controles de calidad.

Según los datos definitivos del ICCA, en la campaña 2012-2013 Canarias produjo 9.980.682 litros de vino (5.972.680 de tinto y 4.008.001 de blanco). De estos, la mayor producción fue en la provincia tinerfeña (7.975.480 litros) y el resto (2.005.201 litros) en Las Palmas. Por Islas, Lanzarote y Tenerife, con 1.721.614 litros y 7.069.670 litros, se llevan la mayor producción. De hecho, es Tenerife, con sus cinco denominaciones de origen, la que aglutina el 70,83% de la producción total de las Islas, seguida muy de lejos por Lanzarote (17,25%).

municipios vino rendimiento

En cuanto a las cifras de las cosechas, la pasada campaña se declararon 13.037.325 kilogramos de uva con un rendimiento medio de 2.974 kilogramos por hectárea. La cosecha en la isla de Tenerife superó los 8 millones de kilogramos, concentrando el 68,48% de la cosecha total del Archipiélago. Otro factor interesante de este sector es lo que aporta al Producto Interior Bruto (PIB) de las Islas y el empleo que genera. Según un informe sobre la contribución económica del sector vitivinícola en Canarias elaborado por el propio ICCA, la aportación de este sector al PIB del Archipiélago se estimó, en el año 2008, en casi 70 millones de euros. Es cierto que la cifra es de hace seis años, pero desde el propio Instituto se asegura que no ha variado mucho. La aportación máxima de este sector al PIB se remonta, sin embargo, al año 2005 con 102 millones de euros. La contribución, por lo tanto, del sector al PIB total de Canarias fue del 0,2%; al PIB conjunto del sector agropecuario y de la industria de la alimentación, bebidas y tabaco del 6,6%, y al PIB conjunto del sector primario y de la industria, del 3,1%. Además, la participación de la provincia de Santa Cruz de Tenerife en el valor neto de la producción de uva y vino de Canarias es del 84%.

producción de vino 2013 2014

En cuanto al empleo, el informe destaca que las bodegas con producción superior a 20.000 litros contratan algo más de dos o tres de los trabajadores asalariados del sector vinícola y participan en un 61% del empleo total que genera dicho sector, incluyendo el trabajo familiar. Tal es así, que la aportación del sector al empleo total de Canarias (asalariado más familia) se estima en casi 500 personas. La contribución del sector al empleo total de la industria de la alimentación, bebidas y tabaco es del 3,2%, y al conjunto del sector industrial, del 1,1%. De todos modos, hay que tener en cuenta que el trabajo que genera la práctica totalidad de las bodegas con una producción inferior a los 20.000 litros es a tiempo parcial para el caso de trabajo familiar o en determinados periodos del año, para el caso del asalariado, ya que se trabaja por vendimia, campaña y embotellado.

En cuanto a los precios de la uva, varían en función de cada consejo regulador, aunque la media, siempre según el ICCA, está en un euro el kilogramo. Tomando esta media como referencia, la producción se estima en unos 28 millones de euros.

A todo esto,los intercambios en el sector del vino adquieren cada vez más importancia. Según las estimaciones de la Organización Internacional del Vino (OIV), las exportaciones mundiales de caldos en 2012 representaron aproximadamente el 40,4% del consumo mundial. España es el segundo proveedor mundial de vino y mosto en términos de volumen y el tercero en términos de valor, con 17,7 millones de hectolítros y 2.498 millones de euros, respectivamente. El precio medio del vino español en el mercado exterior se fijó en 1,41 euros por litro, siendo muy inferior al del resto de los principales países proveedores, a pesar de haber subido en 2013 un 22,1%.

Se cultiva viñedo en la totalidad de las 17 comunidades autónomas del país, aunque es Castilla-La Mancha la zona geográfica con mayor extensión dedicada a este cultivo. No obstante, la situación geográfica, la variedad del suelo y las condiciones climatológicas colocan a Canarias en un lugar casi privilegiado para la producción de vinos , en cambio encuentra en la exportación su auténtico talón de aquiles. El Archipiélago importa unos 49 millones de litros y produce unos 12 millones, una cifra muy alejada de la que el sector quiere conseguir. De hecho, la producción vinícola del Archipiélago representa tan solo un 0,01% del total de las exportaciones que se realizan en España. El presidente de la Asociación Regional de Viticultores y Bodegueros (Avibo) y de la DOP Islas Canarias, Hugo Luengo, insiste precisamente en esto: “Solo equilibraremos el sector del vino en Canarias cuando al menos el 50% de la producción DOP, se venda en el exterior”. Aún así, según el Observatorio Español del mercado del Vino (OEMV), las exportaciones canarias crecieron un 19,7% en 2012.

El Archipiélago vendió a otros países 441.000 litros, consiguiendo ingresar por este concepto más de dos millones de euros. Estados Unidos y Alemania son los principales destinos compradores y Lanzarote, la isla que más exporta.

Teniendo en cuenta estas cifras, el vino, igual que el resto del sector agrícola, sobrevive en parte gracias a las ayudas que recibe de Europa. Reguladas en el marco del Posei, van destinadas a la superficie, al embotellado y a la exportación. Parte de ellas [el sector habla de unos 18 millones de euros] no han llegado, lo que dificulta aún más su salida al exterior y hasta su supervivencia en el mercado local frente a la avalancha de vino de fuera, en la mayor parte de los casos más barato. Alfonso López, director del ICCA, lo tiene claro: “Las condiciones del terreno en las Islas son totalmente distintas a las grandes extensiones de terreno de la Península. No podemos comparar la zona de La Geria con Castilla-La Mancha”. Lo cierto es que, al final, cada varapalo, como el de las últimas semanas con la compra por Bodegas Insulares de excedente de Castilla-La Mancha para elaborar vino de mesa, hace tambalear un sector que encuentra poca complicidad en el mercado local. Pero aún así, sus valores repuntan.