X
mundo márketing >

¿Y cuánto me va a costar? – Por Borja Hernández

   

Últimamente, me encuentro en un continuo debate por un tema de origen laboral, y es que, ¿en cuánto debería de cifrar el trabajo que elaboro dentro de mi empresa? Los números, y con ellos los presupuestos, siempre han sido un fiel reflejo del trabajo realizado. En mi caso, y realizando proyectos que abarcan las artes gráficas, aumenta esta duda. Y es que, ¿podemos decir que mi trabajo se valorará por dos clientes del mismo modo?

La experiencia me da por respuesta una negativa, ya que lo que está a ojos de uno no queda igual para los de otro. Si a esto le añadimos la actual situación económica, donde todos nos hemos tenido que apretar el cinturón, lo que obtenemos es un continuo debate mental.

¿La clave?, pues creo que ya he dado con ella. Aquí no existe clientes mejores o peores, aquí el cliente siempre tiene y posee la razón. Mi posición es la de darles un servicio, ajustando siempre el presupuesto a unos mínimos encontrados entre el cliente y el acreedor. Donde a partir de un posible feedback entre ambos, no solo me garantice que el proyecto salga adelante, sino que un futuro a corto plazo siga ese cliente depositando confianza en mí y en la empresa con la que me siento identificado. Bueno, y ahora ajustando este presupuesto, la calidad de nuestro servicio ¿disminuye? Esto no tiene por que ser una regla de tres, crear competencia a partir de una calidad excelente y unos presupuestos ajustados a unos mínimos, puede estar totalmente en sintonía.
Gracias a la oscilación de costes bajo unos mínimos, podemos captar un mayor volumen de clientes al igual que poseer un mayor alcance en cuanto mercados y clientes.

El papel del diseño gráfico, es un eslabón más en la cadena del marketing, fundamental como cada una de las piezas que lo componen. Es por ello que este puzle estratégico se basará en definitiva, en un presupuesto por paridad comparativa.

*DISEÑO EN SOCIMENT