X
cuadernos de áfrica>

Ya estás aquí – Por Rafa Muñoz Abad

   

Me reitero pues ya opiné al respecto. Un estado serio -no digo que lo seamos- no deja a su gente tirada y mucho menos a aquellos que han entregado su vida a los que nada tienen. El repatriamiento de nuestros médicos y religiosos es un acto de justicia, que no debe confundirse con la [evidente] falta de preparación sanitaria para hacer frente a una situación tan delicada y técnica como es manipular al ébola. Parece que España no cuenta con medios pero si con profesionales al respecto. Tampoco tenemos la suficiente investigación en I+D ni una sanidad de referencia en patologías tropicales. Situación que a mi corto entender me resulta inconcebible luego Africa está aquí al lado; pero a este país, las cuestiones de índole africana siempre le han importado poco. El virus ya está en Europa y sólo ahora nos preocupamos. El panorama en Liberia y Sierra Leona es apocalíptico. Las cifras se disparan y no se ve un cortafuego a la vista. Las fronteras se han cerrado, pero eso, en las irreales y frondosas lindes africanas donde la gente se mueve casi sin control, poco soluciona. Las economías de estas dos frágiles naciones han retrocedido a cifras próximas a los años noventa en que fueron testigos de cruentas guerras civiles. Occidente se lleva a su gente y envía jabón. Los números: entre Guinea, Liberia y Sierra Leona, suman 1084 camas “hospitalarias”. Sin comentarios. El calor, la desinformación, las costumbres sociales, la humedad, la carencia de higiene y el hacinamiento, no harán sino catalizar la propagación del virus; y que dios me perdone por lo que voy a decir. De mi visita en aquel lejano ya 1999 a Freetown, sólo recuerdo un arrabal de insalubridad, suciedad y las palabras de un hombre: tu white man, ¿crees que aquí se puede vivir? Sumidos en este griterío de país, donde unos y otros con maldad se reprochan, ¿qué para que tanto dinero en repatriar a un cura con ébola?, nos damos de bruces con un enemigo letal; al que nos enfrenta la incertidumbre de saber si estamos preparados para algo peor. En Freetown y Monrovia aún hay cientos de sanitarios occidentales que poco a poco irán siendo repatriados por sus gobiernos ¿Y después? Un escenario caótico con más preguntas que respuestas certeras tenemos. Pobre gente.
CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL.
cuadernosdeafrica@gmail.com