X
sociedad >

El 35% de las personas que atiende Cruz Roja no puede afrontar gastos médicos

   

EUROPA PRESS | Madrid

El 35,1% de los 2,4 millones de personas que atiende Cruz Roja en España, más de 842.000 ciudadanos, no puede afrontar gastos médicos como la compra de los fármacos que ya no cubre la seguridad social o el copago de los mismos, y el 1,5%, más de 36.000 personas, carece de tarjeta sanitaria, es decir, no tiene derecho a la atención primaria o a un especialista. Así se desprende del boletín sobre vulnerabilidad social 2013 elaborado a partir de 1.000 encuestas a una muestra representativa de los beneficiarios y presentado este jueves por el coordinador general de la institución, Antoni Bruel, quien ha destacado que si hay salida de la crisis, los usuarios de Cruz Roja “no lo notan” porque “hay más pobreza, se está cronificando” y “los más vulnerables lo siguen siendo”.

El documento indica que el número de personas atendidas por Cruz Roja desde 2008 se ha incrementado un 166% hasta 2,4 millones, de los que el 84% está en riesgo de pobreza y el 38% afronta una situación de privación material severa. Además, el 64,5% carece de prestaciones, el 65% está en paro -tres de cada diez desde hace más de un año- y de los que trabajan, el 81,8% se halla en la pobreza. En el 41% de todos estos hogares en riesgo de exclusión hay niños.

Sobre el acceso a la salud, destaca que el 35,1% de los 2,4 millones de beneficiarios de Cruz Roja “ha tenido dificultades económicas para cubrir gastos relacionados con su salud en el último año”, siendo las más frecuentes “no tener capacidad para pagar medicinas que ya no cubre la Seguridad Social”, no poder pagar al dentista y no poder “hacer frente al copago de medicinas”.

En cuarto lugar, las personas manifiestan “miedo a contraer deudas por la atención sanitaria” y, en quinto puesto, dificultades para pagar su atención psicológica, pero hay más: hay personas que no pueden pagar la ambulancia que necesitan para acudir al tratamiento, que no se pueden permitir una silla de ruedas o una prótesis, que han sido “facturadas” por ir al médico o que no pueden pagar las medicinas en el hospital.