X
política >

Cayo Lara se sacude la presión del CIS y defiende la “identidad” de IU

   
Cayo Lara, ayer durante una rueda de prensa en Tenerife. / SERGIO MÉNDEZ

Cayo Lara, ayer durante una rueda de prensa en Tenerife. / SERGIO MÉNDEZ

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Cayo Lara tiende la mano pero no tuerce el brazo ante los movimientos emergentes. En el impulso convergente hacia el frente antipopular (para echar al PP de las instituciones, porque “le va grande la democracia”), el coordinador federal de Izquierda Unida defiende a capa y espada la “identidad” de cada organización política. Ayer, minutos antes de que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sirviera en bandeja el cocinado barómetro de intención de voto, Lara envió un velado recado a Podemos: “Nosotros no vendemos humo. Valoramos los datos con los hechos [a propósito de las encuestas, que “no cambiarán la hoja de ruta de IU”]. No queremos engañar a nadie. Nuestra carta de presentación será el programa electoral”.

El diputado y portavoz del grupo de La Izquierda Plural en el Congreso se queda con la tendencia que evidencia “el varapalo al bipartidismo”, que, recalcó, “ha perdido fuelle”.

Durante una rueda de prensa en el hotel Príncipe Paz, de Santa Cruz de Tenerife, Cayo Lara repartió estopa al PP por su “impunidad” en los casos de corrupción. “Son casi quinientos imputados”, se escandalizó. “No son chorizos aislados, sino tramas criminales para corromper y delinquir que se crearon en los años de la burbuja inmobiliaria. Estas son las consecuencias”. Con esos mimbres, la cesta de la compra la lleva el exministro Jaume Matas. “Es incomprensible que Interior le haya concedido el tercer grado penitenciario”, denunció. Lara colocó cepos para cazar a los “corruptores”, los empresarios que en la jerga de la operación Púnica se denominan “conseguidores” de contratos públicos.

De los sondeos petrolíferos también habló. El más que alcanzó fue José Manuel Soria. Al ministro de Industria, Energía y Turismo le calentó las orejas por haber encendido el horno del Tribunal Constitucional para que suspendiera la consulta a la ciudadanía del 23 de noviembre sobre las prospecciones autorizadas a Repsol en aguas del entorno de Lanzarote y Fuerteventura. “El Gobierno ha demostrado, con su recurso, que está al servicio de las multinacionales y no de la mayoría social”, aseveró.

Además, definió a Soria como una amenaza para el turismo: “Favorece el mercado negro en un sector que crece y que, sin embargo, no crea empleo”.

Lara lucía una camiseta con la inscripción de “Los lunes al sol” alrededor de una figura de Carlos Marx que rompe las cadenas.