X
Política >

Comunica, que algo queda

   

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

El título del espacio de Manolo Campo Vidal en el programa No es un día cualquiera, de Pepa Fernández, sirve de percha informativa para colgar las cuatro comunicaciones -valga la redundancia- que el Ejecutivo canario ha enviado al Parlamento desde febrero de 2012 a propósito de las prospecciones petrolíferas de Repsol en aguas del Atlántico medio, a un tiro de piedra -con bastante impulso, eso sí- de Lanzarote y Fuerteventura. En el pleno de la próxima semana se debatirá la última, con el sondeo en marcha, que fue registrada el jueves 14 de noviembre.

“Nos encontramos en un escenario en el que el Gobierno de España ignora la oposición mayoritaria de la sociedad y de las instituciones canarias e impide, además, que los canarios y las canarias puedan ser consultados [y consultadas] sobre cualquier cuestión en general y, en concreto, acerca del modelo de desarrollo y de futuro que quieren para nuestra tierra”. Esta gota en el charco de lamentos es una lágrima por la suspensión automática de la convocatoria del 23N, trasformada en acto institucional, que dictaminó el tribunal Constitucional al admitir a trámite dos recursos de la Administración General del Estado.

“¿Cree usted que Canarias debe cambiar su modelo medioambiental y turístico por las prospecciones de gas o petróleo?”. Esa pregunta retórica la enunció Paulino Rivero el 2 de octubre, ocho meses después de que el Consejo de Gobierno decidiera solicitar a Mariano Rajoy un referéndum sobre una materia que no es de competencia autonómica. En el pecado llevaba la penitencia: “¿Está usted de acuerdo con las prospecciones de petróleo autorizadas a la multinacional Repsol frente a las costas de nuestras islas?”. El dardo no encontró diana.

La primera andanada en la Cámara llevaba como fecha de entrada el 20 de febrero de 2012. Luego, el Legislativo aprobó el 6 de marzo una concluyente propuesta de resolución: “No se dan las condiciones, en estos momentos, para que se realicen actividades de prospección, exploración y producción de petróleo o gas en las aguas que circundan al archipiélago canario, debido a los elevados riesgos para la industria turística”. Desde la tribuna de oradores, el presidente Rivero sentenció: “La unidad de Canarias vale más que todo el petróleo que hay en el mundo”. En junio de este año, el mandatario anunció que pediría audiencia al entonces príncipe heredero y hoy rey, tras la abdicación de don Juan Carlos. De momento, Felipe VI recibirá mañana al lehendakari, Íñigo Urkullu. El monarca inauguró la ronda de contactos el 14 de octubre, con el madrileño Ignacio González. Rivero sí ha despachado con representantes de Caixabank y de Sacyr, accionistas de Repsol.

Agotado pero sin asomo de rendición en su combate contra los gigantes del “campo petrolífero” y los monstruos del “mar de codicia”, el jefe del bipartito (CC-PSOE) se rearmó para la batalla de la candidatura de Coalición. Una semana antes de la elección, Paulino Rivero y Fernando Clavijo confrontaron miradas en la sesión del 4 de septiembre. Por la tarde se puso sobre la mesa el reglamento de la Ley de Participación, que llevaba años en el cajón. El porvenir ya es pasado.