X
tenerife >

Denuncian la incapacidad del ICCA ante el fraude del vino foráneo

   
El tradicional Descorche se vio deslucido por las críticas del sector y la ausencia de representantes. /F PALLERO

El tradicional Descorche se vio deslucido por las críticas del sector y la ausencia de representantes. /F PALLERO

J. M. | Santa Cruz de Tenerife

Lo que iba a ser la fiesta anual del sector del vino en Tenerife, el tradicional Descorche en la Casa del Vino de El Sauzal, se transformó anoche en un órdago en toda regla de los viticultores y bodegueros contra los gobiernos central, autonómico e insular, “que han dado la espalda al sector”, con ayudas “escasas, por no decir míseras, que llegan tarde y mal”. Así lo expresó Jesús Corvo, quien habló en el acto en nombre de los presidentes de los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen de Abona, Güímar, Tacoronte y Valle de La Orotava. “No hay nada que festejar”, sentenció Corvo en el estreno de la nueva cosecha.

“Las bodegas están llenas, se han derramado los excedentes del año pasado para dar cabida a los nuevos caldos y entretanto llegan 55 millones de litros de vino foráneo a Canarias, cada año. Mientras nuestros viticultores no logran vender o cobrar su uva -agregó el presidente de la D.O. Valle de La Orotava-, entran por los puertos de las islas ocho millones de kilos, como fruta, cuyo destino final es la vinificación, sin que el ICCA (Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria) se entere de que se está engañando al consumidor. Prueba de ello -recalcó-, es el caso de Bodegas Insulares, que ha importado vinos de La Mancha, descubierto recientemente por quien les habla”. “El desánimo es palpable. La situación del subsector -continuó Corvo- deja mucho que desear, las fincas no son rentables y ningún viticultor está contento con su cultivo por lo que, irremediablemente, estamos abandonando el barco antes de que se hunda. Me pregunto: ¿qué celebramos?”.

Jesús Corvo concluyó que el subsector del vino, es “la cenicienta de todos los subsectores”, y solo “se salvará de esta catástrofe si decide estar unido y emprender una nueva travesía remando todos juntos, en la misma dirección”. Precisamente, este descontento al que aludía Corvo fue uno de los motivos que llevó a los representantes del Consejo Regulador Ycoden-Daute-Isora a no asistir ayer al acto del Descorche. En concreto, afirmaron en un comunicado que su ausencia era una forma de mostrar la “repulsa al intrusismo del Cabildo en el sector” y por la compra de uva foránea. Agregaron que “lo que en su momento fue beneficioso es perverso en la actualidad, ya que altera el desarrollo normal del libre mercado por su situación de supremacía, en clara competencia desleal y conservando una situación de clientelismo político que vicia la situación”.

Cabe recordar que este año, la vendimia en Tenerife cayó el 20% como media, salvo en la comarca de Abona, en donde se registró un aumento del 50%. En concreto, los cinco consejos reguladores recogieron en torno a 4,7 millones de kilos de uva, 447.837 kilos menos que el pasado verano, debido, sobre todo, a las bajas temperaturas.

Julián Albertos, Premio San Andrés 2014

El Premio San Andrés ha recaído este año en Julián Albertos García, en reconocimiento a su labor en el sector vitivinícola. La trayectoria de este ingeniero técnico agrícola y doctor en Ciencias Económicas comenzó como perito en la sección Agropecuaria del Cabildo en 1964, ingresando posteriormente en la escala de agentes de extensión agraria y se hizo cargo de la jefatura de varias agencias y diferentes servicios. Ostentó el cargo de secretario general del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias desde 2002 hasta su jubilación, en el año 2007. Fue también vicepresidente de la Denominación de Origen de La Orotava ocupando la presidencia en funciones de 2007 a 2008 y de la Cofradía del Vino, entre 1997 y 2010. Experto catador, prestó colaboración en varias denominaciones de origen. Entre otros reconocimientos recibió en 1997 el Premio de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS.