X
nacional>

Los diputados tendrán que devolver el coste de sus viajes si en 15 días no aportan el aval de su grupo

   

EUROPA PRESS | Madrid

El Congreso seguirá facilitando los billetes a los diputados para sus viajes por España, pero según las nuevas normas acordadas por PP y PSOE y aprobadas por la mayoría, tendrán que recabar el aval de la dirección de su grupo parlamentario para desplazamientos ajenos a su circunscripción o domicilio, y si en dos semanas no aportan ese plácet, sus señorías tendrán que devolver el dinero a la Cámara.

Así lo ha anunciado el presidente del Congreso, Jesús Posada, en una rueda de prensa en la que ha detallado que la nueva regulación sobre los desplazamientos nacionales de los diputados se hará a través de una resolución de la Presidencia de la Cámara para poder empezar a aplicarla con efectos inmediatos, a partir de la próxima semana, una vez publicada en el Boletín Oficial de las Cortes Generales.

El texto de la resolución, que pese a ser avalado por la mayoría ha sido cuestionado por insuficiente por algunos grupos, establece que el Congreso publicará de forma trimestral en su página web el coste total de los viajes que realizan sus señorías por territorio nacional y que se dividirán en tres categorías: los que hacen de Madrid a sus circunscripciones (o domicilio) y viceversa; los de carácter político a otros lugares, y los institucionales.

Tres tipos de viajes
Respecto al primer bloque, el acuerdo establece que el diputado deberá comunicar por escrito a la Dirección de Recursos Humanos y Gobierno Interior de la Secretaría General de la Cámara de los viajes entre Madrid y sus circunscripciones quince días después de su realización.

Los viajes institucionales, esto es, que son consecuencia de la actividad oficial de la Cámara y que se realicen en representación de la misma, seguirán exigiendo una autorización previa de la Mesa del Congreso.

El principal cambio se da en el bloque de los viajes estrictamente políticos, que ahora deberán contar con la supervisión de la dirección de cada grupo parlamentario: en concreto, el diputado deberá recabar un aval expreso de sus superiores, que deberá constar en la comunicación que se dirija a la Secretaría General del Congreso, bien antes o después a su realización.

En todo caso, el texto aprobado señala que esa comunicación debe hacerse dentro de los quince días siguientes porque, de lo contrario, el diputado deberá reembolsar a la Cámara Baja el importe de ese desplazamiento.

“La realización de cualquier desplazamiento para un objeto distinto de los mencionados y que guarde relación con el ejercicio de la labor política o parlamentaria no podrá ser imputada al Presupuesto de la Cámara, debiendo abonarse por el diputado”, reza el acuerdo.

Posada no ve necesario especificar cada viaje
Según ha explicado Posada, el Congreso no dará cuenta de los detalles y pormenores –porque no lo considera “indispensable”– de los diferentes desplazamientos, una cuestión que quedará al libre albedrío de los grupos parlamentarios.

Es decir, cada uno de ellos decidirá si especifica o no el objeto de cada viaje, la persona que lo ha realizado o el montante del desplazamiento en el informe que deberán elaborar sobre los viajes y desplazamientos de sus diputados.

El presidente de la Cámara ha subrayado que el papel de la institución debe ser el de garantizar que el dinero que se destina a los distintos desplazamientos se gestionan “correctamente” y que el de los grupos ha de ser el de conocer y avalar los viajes de sus respectivos diputados.

Preguntado sobre si este sistema se aplicará también en el Senado, Posada ha desvelado que la semana pasado habló sobre el control y la transparencia de los viajes parlamentarios con el presidente del Senado, Pío García Escudero, y que la resolución que allí se aplique tendrá “el mismo espíritu” que la acordada este martes en el Congreso.

Un acuerdo semana y media después del ‘Caso Monago’
Este acuerdo, ‘cocinado’ por PP y PSOE, llega semana y media después de que saltara la polémica sobre los viajes a Canarias atribuidos al presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, en su etapa de senador y a la posterior dimisión del diputado ‘popular’ Carlos Muñoz Obón por sus viajes privados a la misma comunidad con cargo a la Cámara Baja.

En la propuesta de resolución de la Presidencia del Congreso se señala que en la medida en que los medios que la Cámara pone a disposición de los diputados son sufragados con recursos públicos, resulta conveniente “reforzar” las fórmulas o mecanismos de supervisión que, “sin menoscabo al libre ejercicio de su labor político y parlamentaria”, eviten “desviaciones o abusos indeseables”.