X
la crónica de la semana >

La espiral del viento pensador

   
Javier González Ortiz y Antonio Castro montan el numerito de los presupuestos. / SERGIO MÉNDEZ

Javier González Ortiz y Antonio Castro montan el numerito de los presupuestos. / SERGIO MÉNDEZ

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Un individuo despierta por la mañana y descubre a un extraño en su cama. Llama al 091 y la policía lo arresta por intruso. La noche anterior había accedido borracho a una vivienda ajena. A un político de conducta intachable le hicieron el control judicial y sopló un comportamiento deleznable. Un constructor socio y amigo suyo ejercía sobre él una influencia poco edificante.

La presión popular manda a prisión a los que se forran en una España desnuda por los escándalos de corrupción, un excitante espectáculo pornocrático que provoca erecciones populistas.
Con la Operación Púnica, los directores de escena se colocan la túnica y piden perdón. “Ha sido un error, lo siento mucho, no volverá a ocurrir”, repiten de repente. El Gobierno y la oposición se tiran los trastos a la cabeza mientras otros se frotan las manos sin estirar las piernas.

Mariano Rajoy actualiza la promesa de que no habrá impunidad y José Manuel Soria se confiesa “avergonzado”. Paulino Rivero va más allá: una convocatoria electoral ya, que lo mismo le da. El marrón que sale de las cloacas que se lo coma Fernando Clavijo, pensará.

El candidato de Coalición Canaria no fue impuesto, sino escogido por sus compañeros de partido para liderar un cambio nítido. Se ha oído que no le gusta que el Ejecutivo regional suba la fiscalidad, ni a los paganos ni a los ricos. A título de curiosidad, la revista Forbes solo encuentra un millonario en las Islas Afortunadas. No es probable que a ese le preocupe que los presupuestos autonómicos de 2015 desciendan un 2,5%, unos 158 millones de euros menos que en este ejercicio: de 6.353 a 6.195. Seguro que no se resiente de su bolsillo. De lo que sí se alegra el presidente Rivero es de que se retrase, hasta la primavera, la entrada en bolsa de AENA. Aunque no se le vio en la manifestación contra la privatización parcial del gestor de la red aeroportuaria, celebró el aterrizaje forzoso. Cogió aire, después de haber visitado en el puerto de la capital de Fuerteventura el buque de Greenpeace Arctic Sunrise. Activistas de la organización ecologista fondearon en aguas de Lanzarote la réplica de una torre de perforación de las prospecciones petrolíferas. En su monólogo de la gala del Premio Gorila, Rivero evocó los “sueños enriquecedores” que proyectan existencias “firmes y duraderas”. El galardón entregado por el fundador de Loro Parque, Wolfgang Kiessling, a la Asociación Británica de Agentes de Viajes fue un homenaje a la naturaleza como patrimonio turístico, “una fuente de progreso y desarrollo responsable”.

Cronista del arte forjado al viento, Martín Chirino exhibe su talento con afectivo talante expresivo. En una espiral de genialidad, las mentes creativas que se creen locas coleccionan relojes para parecer cuerdas. La imaginación está de enhorabuena.

Los pasos del escultor universal han dejado huellas en el Parlamento canario, dos obras en un camino infinito hacia el horizonte de libertad: en el patio y sobre el tejado. La mirada de Chirino visualiza la metáfora del demiurgo. La finalidad es el principio. Acaba de empezar el porvenir, que viene a quedarse. Y si se marcha es porque quiere.

La cercanía de las instituciones con la ciudadanía se demuestra andando, hablando y actuando. Las jornadas de puertas abiertas son una invitación a conocer la antesala de la casa común. El Congreso y el Senado convocan una vez al año (los días 3 y 4 de diciembre, en 2014). El Legislativo asentado en la santacrucera calle de Teobaldo Power recibe todos los sábados. Del siglo XIX, el inmueble ha sido sede de los tres poderes. Fue concebido para la música, con foso de orquesta y telón. En realidad, es un teatro.