X
EDUCACIÓN >

La falta de fondos obliga a escolares canarios a compartir libros de texto

   
Muchos de los libros de texto se han quedado obsoletos pero siguen usándose. / DA

Muchos de los libros de texto se han quedado obsoletos pero siguen usándose. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Niños compartiendo libros en mal estado, colegios organizando mercadillos para que los padres puedan adquirir volúmenes usados y profesores que directamente prefieren trabajar sin manual. Como ha venido publicando este periódico, la eliminación casi total de las subvenciones para la compra de libros y de la reposición de los que ya estaban de préstamo en los centros escolares del Archipiélago ha provocado que se estén viviendo algunos episodios surrealistas en los colegios canarios, como denuncian las Ampas coordinadas de Tenerife, que aseguran que la “poca valentía” de la Consejería de Educación a la hora de dar una instrucción clara respecto al cambio de los libros de texto, a raíz de la entrada en vigor de la LOMCE, ha generado un auténtico “caos” en los centros isleños.

En este sentido, una de las portavoces de las ampas tinerfeñas, Candela Morales, explicó al DIARIO que con la entrada en vigor de la nueva ley los gobiernos estaban obligados a cambiar los libros, “pero el Gobierno de Canarias tomó una actitud ambigua y dijo que permitiría a los centros seguir con los libros que tenían y hacer los cambios curriculares solo en la asignatura”.

Algo que, según las asociaciones de padres y madres de alumnos de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, ha hecho que cada centro adopte una postura diferente, “basándose exclusivamente en criterios económicos”. Así, la mayor parte de los concertados sí han cambiado los textos en los cursos de Infantil y Primaria donde ya se aplica la LOMCE, al igual que algunos centros públicos. La mayoría, sin embargo, ha preferido continuar con los mismos, con el consiguiente “perjuicio” para los alumnos. “Como no existe partida para la reposición de los libros se está trabajando con el sistema de préstamo y libros de hace tres, cuatro y en algunos casos hasta seis y siete años”, subrayó Candela Morales, quien aseguró que “la Consejería prometió que se irían reponiendo el número de ejemplares necesarios, pero siempre que desde Madrid se envíen fondos”.

Para resolver estas carencias, cada centro ha optado por una táctica distinta. En algunos, los libros se reparten por niveles de renta, y los que no pueden acceder a uno se tienen que conformar con compartirlo en clase con dos o tres compañeros. En otros colegios, para evitar discriminaciones, algunos profesores han optado por dar la asignatura sin seguir un libro de texto, algo que por otro lado no es obligatorio.

Recorte estatal
“Sigue habiendo mucha confusión en los colegios, porque entendemos que la Consejería debería haber dado una orden clara en un sentido u otro”, insistió la representante de las ampas, quien dejó claro que “estamos retrocediendo muchos años en materia de educación pública”.

Desde la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, mientras, manifestaron que el Ministerio ha recortado el 38% las ayudas dirigidas a los libros de texto, y recordó que el curso pasado destinó más de 600.000 euros al préstamo de libros de texto y materiales didácticos en Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria. “Según la disponibilidad se podrá hacer una dotación extraordinaria a lo largo del próximo año”, concluyeron las mismas fuentes.