X

Rivero convoca para el 23N un acto “institucional” contra los sondeos

   
Rivero considera que el Gobierno de España trata a Canarias como una colonia. / DA

Rivero considera que el Gobierno de España trata a Canarias como una colonia. / DA

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, anunció ayer que su Ejecutivo va a convocar para el próximo 23 de noviembre, día en que estaba prevista la consulta popular suspendida por el Tribunal Constitucional, un acto institucional de rechazo a las prospecciones.

En declaraciones a los periodistas tras reunirse con representantes de partidos políticos y colectivos sociales, Rivero resaltó que “la amenaza está cerca”, porque el barco que va a realizar las prospecciones viene rumbo a Canarias. “Es un momento decisivo y hace falta que todas las fuerzas estén unidas, estamos en la recta final para defender Canarias y a las nuevas generaciones”, remachó el jefe del Ejecutivo.

Según Rivero, la sociedad canaria debe “impedir este atropello”, que, en su opinión, es el “mayor abuso” que comete un Gobierno español “después de la conquista”. A su juicio, ningún otro Gobierno como este del PP, “se ha atrevido a agredir a este pueblo”, con una acción de “tanto abuso y desprecio”.

El presidente criticó a la Administración General del Estado, porque, reiteró, está “desoyendo” a las instituciones de las Islas y “no escucha” a la sociedad. Además, advirtió de que será el “culpable de lo que pueda pasar en el futuro”. A su entender, “la historia se empieza a escribir con pequeños detalles, y será este Gobierno el que tendrá que dar cuenta de este atropello”.

Paulino Rivero recordó que ha pedido por escrito a Mariano Rajoy que deben “estar informados” acerca del inminente inicio de las prospecciones petrolíferas, aunque teme que no habrá respuesta, tal y como ha sucedido con la solicitud de referéndum. “Nos han amordazado, quieren que no hablemos, por eso he puesto en marcha la macroencuesta, y espero que se reafirme la posición contraria de la sociedad a este atropello”.

El Gobierno de Canarias plantea que los sondeos autorizados a Repsol en aguas del Archipiélago se suspendan hasta que los tribunales se pronuncien sobre el fondo del asunto. Así se recoge en la comunicación aprobada el jueves por el Ejecutivo y que será debatida por el Parlamento.

El texto en cuestión señala que “nadie entendería que los tribunales se pronunciaran una vez que se hayan realizado las prospecciones o, lo que sería peor, si mientras analizan si se han cumplido las condiciones formales y materiales que la normativa exige para este tipo de actividades peligrosas se produjera algún incidente”, cuyas consecuencias serían “irreversibles”.

Greenpeace, en el punto “exacto” de exploración
El buque de Greenpeace Arctic Sunrise se encuentra situado en el punto exacto donde el Gobierno ha autorizado a Repsol a buscar petróleo en aguas próximas a Lanzarote y Fuerteventura. El objetivo es evitar que la multinacional “dañe irremediablemente los altos valores ambientales de la zona, cuya biodiversidad es de las más ricas del planeta”.

La nave está en este lugar para “proteger el mar de las agresiones” de la multinacional. “Ya que el Ministerio de Medio Ambiente no protege el medio ambiente, ha tenido que venir Greenpeace a hacerlo”, arguyó Julio Barea, portavoz de la campaña. Hace tan solo unos días, otro de los barcos de Greenpeace, el I, grabó las primeras imágenes del Rowan Renaissance en las aguas de Guinea.

La embarcación ecologista se aproximó al barco de perforación para mostrar su rechazo a las actividades que Repsol va a llevar a cabo frente a las costas de las islas orientales. La ONG ha denunciado de forma reiterada los “incumplimientos de normativas y directivas europeas” por parte del Gobierno de Mariano Rajoy.