X
política >

Hernández tantea a las insulares para un congreso

   

D. N. M. | Santa Cruz de Tenerife

La soga de las discrepancias internas está tan tensa en el PSOE de Canarias que el temor a que alguien se ahorque, políticamente, hace que, prietas las filas, los estrategas aprieten los dientes. La flamante candidata a la presidencia del Gobierno regional está amarrada de manos, pero se ha desatado y quiere un congreso extraordinario para que nadie se pase de listo con las listas.

La secretaria general de la agrupación de Santa Cruz se cita hoy en Tenerife con los máximos dirigentes insulares y aprovechará la convocatoria formulada por el secretario de Organización, Julio Cruz, para sondear esa opción.

Al parecer, la posición mayoritaria de los cabecillas territoriales se inclina hacia el adelanto de la renovación. Casi todo el mundo coincide en que la situación es insostenible, por utilizar una palabra suave que no abra más heridas.

Pérez amenaza con dimitir
En este pantanal -nada que ver con el título de un culebrón de ridículas pasiones-, José Miguel Pérez se resiste a sumir su cuerpo en el olvido. Recuerda que aún ocupa el cargo para el que fue reelegido en julio de 2012. Dos años antes sustituyó a Juan Fernando López Aguilar tras imponerse a Manuel Marcos Pérez, que hoy es uno de sus valedores y preside la gestora de La Palma. Precisamente, la lava del volcán amenaza con reducir a cenizas las estructuras del partido en la Isla Bonita.

Si a eso se une la hipotética exclusión del gomero Casimiro Curbelo, que ya tiene registradas unas siglas, el terremoto sería para echarse a temblar.

Pues bien, cuentan que, preso de los nervios, Pérez ha amagado ante la ejecutiva federal con dimitir si los disidentes palmeros son indultados.