X
CANDELARIA >

José Gumersindo: “Aún me quedan siete meses de intenso trabajo; luego será tiempo de balance”

   
José Gumersindo García es alcalde desde el 16 de julio de 2001. / DA

José Gumersindo García es alcalde desde el 16 de julio de 2001. / DA

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

José Gumersindo García Trujillo (Candelaria, 1960) confirmó el miércoles que, después de 23 años en la política y 13 de ellos como alcalde de Candelaria, no se presentará a las elecciones municipales que están convocadas para el 24 de mayo de 2015. García Trujillo argumentó que solo una promesa familiar hecha al principio del actual mandato era la causa de su decisión, sin que nada tuviera que ver el nuevo código ético del PSOE y las denuncias judiciales que aun están por resolver.

-¿Qué se va a llevar como bagaje de estos casi 14 años de alcalde?

“Aún quedan siete meses de intenso trabajo y ese será el momento de hacer balance. Hasta ahora puedo decir que me siento orgulloso del trabajo realizado, con aciertos y errores, junto a mis compañeros y el personal municipal”.

-¿Qué le queda por hacer antes de abandonar el cargo?

“Entre los proyectos más próximos están los presupuestos participativos, en los que desde la próxima semana se decidirá por los vecinos el destino de 300.000 euros del superávit municipal en las diferentes Mesas Comunitarias. En los próximos meses se finalizarán las obras del emisario de San Blas, una actuación que, junto con la ya culminada en el emisario de Las Caletillas y la que pretendemos llevar a cabo en el de Punta Larga, permitirá que estos tres puntos estén en óptimas condiciones. Esos proyectos y otros que no puedo adelantar aquí nos darán trabajo hasta el final del mandato”.

-¿Cuál es la inversión que todo el pueblo recordará de su etapa?

“No destacaría una inversión en concreto, sino las inversiones que hemos hecho repartidas por todo el municipio, que han mejorado las condiciones de vida de los vecinos y que han permitido que cada pueblo tenga en la actualidad centro cultural e instalaciones deportivas, así como en la zona baja del municipio. Las últimas de ellas, el Centro Cultural de Malpaís y el Complejo Deportivo Rubén Marichal. Asimismo, con el transporte, a la demanda con más de 388.000 pasajeros en cinco años, se ha mejorado la comunicación de las medianías con el casco de Candelaria. Unos años en los que hemos hecho novedosos proyectos en educación, como el préstamo de libros o la reciente incorporación de la plataforma digital para que alumnos y profesores tengan un mejor acceso a las herramientas de aprendizaje. Destacaría la puesta en marcha de la Empresa de Inserción, la Empresa de Servicios Municipales (Epelcan) o la Fundación Candelaria Solidaria, que han sido fundamentales en estos años. En el caso de Epelcan, por primera vez en el municipio se construyeron 70 viviendas de protección oficial promovidas por el Ayuntamiento”.

-¿Se va con la tristeza de que algunos siguen creyendo que lo hace porque tiene muchas causas judiciales pendientes?

“Aún no me he ido y los motivos que me han llevado a tomar esta decisión han sido estrictamente personales y familiares, un compromiso familiar que asumí hace cuatro años. Las causas judiciales que se han resuelto han sido favorables al grupo de gobierno, y estoy convencido de que lo que está pendiente se resolverá de igual manera”.

-¿Le recuerda en algo la oposición actual a la que hizo usted durante diez años?

“Para nada. La actual basa su trabajo en constantes denuncias, intentando llamar la atención que no consigue a través de propuestas beneficiosas para el municipio que les permitan crecer en número de votos, demostrando con ello su incapacidad política. En fin, es lo que tenemos”.

-¿Cuándo se incorpore al banco, supuestamente el próximo verano, se enterará de algo?

(Risas) “Tendré que ponerme al día, pero el trabajo en los bancos se ha simplificado notablemente, todo está mucho más informatizado. Ya no tienes ni que cuadrar la caja, los cobros y pagos los realiza el cajero”.

-¿Y ahora a qué va a dedicar el tiempo libre?

(Risas) “No creo que tenga tiempo libre, tengo mucho por hacer y mucho tiempo que recuperar”.

Solo Rodolfo Afonso le supera en años

José Gumersindo García Trujillo, casado y padre de tres hijos, nació en 1960 en Candelaria, donde su abuelo fue el primer gasolinero del pueblo. En 1983 se diplomó en Empresariales y desde entonces trabajó en la banca. Combinó su trayectoria profesional con su dedicación a la política y a una de sus pasiones, el baloncesto. Se estrenó en las elecciones municipales de 1991 encabezando el cartel del PSOE, entonces como independiente. Con él iban Domingo Ramos, Alfredo Arencibia y Ramón Gil, que hoy siguen de concejales. Aunque tuvo oportunidades para gobernar antes, a través de una moción de censura en el 94 o porque en las elecciones del 95 y 99 fue la lista más votada, José Sindo se convirtió en alcalde casi de rebote, cuando una ruptura del pacto PP-CC en 2001 le dejó con la Alcaldía el 16 de julio, gobernando hasta las elecciones de 2003 en minoría. Los socialistas supieron aprovechar esos dos años al frente del Consistorio para incrementar su electorado y desde entonces ganar tres convocatorias con mayoría absoluta, tanto que José Gumersindo García terminará este mandato con 14 años en el cargo, el segundo más duradero, solo superado por los 23 de Rodolfo Afonso, a quien propuso como Hijo Adoptivo del municipio, después de años de rivalidad.

Javier Rivero y Mary Brito, los más jóvenes

José Gumersindo García no quería adelantar su decisión de no participar en el próximo proceso electoral hasta que tuviera un sustituto de consenso. Los rumores, algunos, según él, malintencionados, le hicieron salir a la palestra el miércoles y dar a conocer, a través de una rueda de prensa, una decisión que ya se había convertido en vox populi. José Sindo, como todos le conocen en el pueblo, no pudo en esa convocatoria dar pistas sobre su sustituto, pues se comportó políticamente correcto, al manifestar que “cualquiera de los 10 compañeros de Corporación sería un buen candidato a alcalde”. En realidad, José Sindo es consciente de que sin él el PSOE tendrá muy complicado volver a sacar mayoría absoluta, siquiera ganar, porque ni la llamada vieja guardia -Ramos, Arencibia o Gil, que están con él desde 1991- está en condiciones de arrastrar votos ni los supuestos delfines, Javier Rivero -sin apoyos en el grupo- y Mary Brito son un portento de tablas y carisma.

Cho Vito y la muerte del padre Mendoza

José Gumersindo García es remiso a hacer balance de su gestión, pero ante la insistencia, hemos podido conocer aquellos asuntos que más le amargaron y aquellos que más le agradaron hasta ahora en su mandato. No hace falta hurgar mucho en la herida para saber que “el derribo de Cho Vito ha sido el peor momento” de su mandato, “porque además no podíamos hacer nada por salvar las casas de los vecinos por una sentencia judicial firme”. Aunque también recordó “la muerte del padre Jesús Mendoza” como uno de los tragos más amargos. En el lado positivo se queda sobre todo “con la posibilidad de entregar libros gratuitos a los estudiantes” y con el proyecto de “salida al mar para la playa de Punta Larga”, aún inacabado.