X
en la carrera >

El número de Amid – Por Domingo J. Jorge

   

Tuve la suerte de conocer la historia del Número 1 de la mano de un hombre con una imaginación inmensa, no podía ser otro, Juan Salomón Namé, el motor de aquellas tiendas René. Las casualidades hicieron que me relatara en una ocasión el origen del nombre de este grupo empresarial, hoy con su sede en Los Majuelos, La Laguna. El bueno de Juan me comentó que en una reunión, en una cafetería, con su amigo Amid Achí, fundador de dichas tiendas, “Amid estaba valorando cómo llamar a sus tiendas. Y yo le dije, no pienses más si eres el número 1”. Según Juan, así nació la marca y lo que luego fueron más de 200 tiendas y hoy conforman la unión de empresas de diversos ámbitos, que siguen llevando ese nombre, Grupo Número 1.

La causa por la que he traído esa historia empresarial, que para nada es una leyenda urbana, sino que sucedió así, hace más de 40 años a un joven sirio, Amid Achí, llegó a Tenerife con la intención de estudiar medicina, e inició su historia en el mundo empresarial, y en la que su primer capítulo fue el Número 1. La razón de acoger ese relato comercial se une a que hoy se está poniendo de moda, el acomodarse y esperar a que el maná llegue a nuestras casas. Como decía mi abuela, “te quieres sacar la lotería, pero si ni siquiera compras el boleto, poco vas a llevarte al bolsillo”. Eso nos pasa hoy a algunos canarios, unos canarios que hemos sido siempre personas emprendedoras y que hemos aspirado, si no a ser el número 1, sí, a buscarnos, como se dice en el lenguaje de barrio, a buscarnos la vida.

Mi vivencia en el mundo del sector social, en el de colaborar con Cáritas Arciprestal en La Laguna, cuando el trabajo te deja, te demuestra el hecho comentado en las líneas anteriores. Observas de cerca cómo Cáritas ayuda a una familia, les ofreces alimento, vestido, y la poca colaboración económica que se pueda dar, pero cuando se les quiere enseñar a usar la caña para pescar, es decir, formarse para encontrar trabajo, los problemas comienzan. Cáritas apuesta por formar a los que pueden valerse a través de un trabajo. Nuestros abuelos tenían clara la importancia de trabajar, quizás haya que recuperar esos valores. El trabajo honra al hombre, y a la mujer.