X
INTERNACIONAL >

A salvo los españoles sorprendidos por las revueltas en Burkina Faso

   

EUROPA PRESS | Granada / Addis Abeba

Los ocho trabajadores de la empresa granadina Parquigran que permanecían atrapados en una mina ubicada al norte de Burkina Faso, seis de ellos andaluces, han sido ya evacuados en avión hasta la capital de Costa de Marfil, Abiyán, donde se encuentran a salvo a la espera de obtener la documentación necesaria volver a sus países de origen.

Así lo señaló en rueda de prensa el subdelegado del Gobierno en Granada, Santiago Pérez, que ha indicado que los empleados, seis de ellos andaluces, un francés y un portugués, fueron trasladados en jeeps facilitados por la multinacional inglesa que subcontrató a Parquigran para un proyecto de extracción de manganeso en la zona hasta el aeropuerto de la capital de Burkina Faso, Uagadugú, desde donde fueron evacuados en avión hasta Abiyán.

Según el subdelegado,”no corren peligro” y tendrán que esperar hasta mañana para que obtengan el visado que les permita su repatriación. Pérez ha indicado que aún no está claro que sean oriundos del municipio granadino de Santa Fe (donde tiene una de sus sedes Parquigran), aunque la Subdelegación está en continuo contacto con el alcalde, José María Aponte, que se ha interesado por la situación.

En Burkina Faso, el Ejército se ha hecho con el poder tras dimitir el hasta entonces presidente del país, Blaise Compaoré, después de protestas ciudadanas. Los militares han prometido crear un Gobierno de transición.

El presidente del Consejo de Seguridad de la Unión Africana, Simeon Oyono Esono, dio un plazo de dos semanas a los militares que han perpetrado un golpe de Estado en Burkina Faso para que entreguen el poder a un gobierno civil o, de lo contrario, se impondrán sanciones. “La Unión Africana está convencida de que el cambio ha sido contrario a la democracia”, lamentó Simeon Oyono Esono, en declaraciones en Addis Abeba. Sin embargo, reconoció que Blaisé Compaoré abandonó la Presidencia por la “presión popular”. “Hemos tomado nota del origen de la revuelta que llevó a que el Ejército se hiciese con el poder, por lo que hemos establecido un periodo de dos semanas y, después, vamos a aplicar sanciones”, advirtió este dirigente.

El presidente interino de Burkina Faso, el teniente coronel Isaac Zida, aseguró ayer que entregará el poder a un gobierno de transición encabezado por un líder de consenso, en un intento por calmar a quienes le acusan de haberse hecho con el poder con un golpe de Estado.