X
sociedad>

El temporal deja importantes daños en infraestructuras de la ULL

   
La Biblioteca de Guajara registró goteras y daños por la lluvia. | DA

La Biblioteca de Guajara registró goteras y daños por la lluvia. | DA

J. L. C. | Santa Cruz de Tenerife

Aunque periódicamente se siguen sucediendo episodios similares en los distintos campus de la Universidad de La Laguna (ULL), la Consejería de Educación parece hacer oídos sordos a las peticiones del rector y suma ya tres años sin incluir partidas destinadas a las infraestructuras universitarias. Algunas de ellas han vuelto a padecer estos últimos días las consecuencias del temporal de lluvia y viento que ha azotado a todo el Archipiélago. Los estudiantes, docentes y trabajadores de la ULL han vuelto a ser los principales damnificados de la meteorología. En esta ocasión, la Biblioteca General ha sido una de las más perjudicadas, ya que entró bastante agua en la Sección de Fondos Especiales y Digitalización, y se desprendió una de las lamas metálicas que cubre los huecos del tambor de la azotea. Varios alumnos aseguraron al DIARIO que no es la primera vez que la lluvia provoca “goteras” en la instalación, que en esta época suele estar casi siempre llena de gente.

De igual modo, la propia Oficina Técnica de la universidad lagunera confirmó que, en el mismo Campus de Guajara, el agua también entró por las ventanas orientadas a batiente y por juntas singulares del lucernario central en la Facultad de Economía, Empresa y Turismo, con la consiguiente molestia para los estudiantes y docentes. Además, en la Sección de Psicología se desprendió un paño del revestimiento de la fachada del edificio, que será reparado en las próximas semanas. También se detectó una entrada de agua a través de la puerta de acceso al garaje de la Facultad de Derecho, ya que el imbornal de recogida es insuficiente y se encuentra lleno de tierras procedentes del jardín próximo.

Mientras, en el Campus Central, los técnicos de la ULL detectaron que parte de la impermeabilización de Radio Campus -ubicada en la Torre Profesor Agustín Arévalo de la Avenida Trinidad- se desprendió con el viento y dejó la cubierta desnuda sin protección ni impermeabilización. Problemas similares causó el temporal en el Edificio Central, donde se han producido humedades procedentes de la cubierta por obstrucción de una cazoleta de recogida de agua. También se han detectado filtraciones al pasillo de la planta primera y de esta a la planta baja, según consta en el informe elaborado por la Oficina Técnica de la institución académica tinerfeña.