X
POLÍTICA >

Tic, tac… ¡Que explota!

   
Francisco Hernández Spínola quiere saber si José Miguel Pérez va a firmar su megadimisión. / FRAN PALLERO La mayoría de CC.OO. en Canarias se siente arrinconada por la minoría. / SERGIO MÉNDEZ José Miguel Barragán pone las cosas en su sitio. / F. P.
<
>
Francisco Hernández Spínola quiere saber si José Miguel Pérez va a firmar su megadimisión. / FRAN PALLERO

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Tic, tac… La cuenta atrás suena como una bomba de relojería, que estallaría una vez aprobados los Presupuestos Generales de Canarias. Después del 17 de diciembre se puede montar un belén. Si José Miguel Pérez ejecuta su amenaza a la federal -por lo de La Palma- y dimite de todos sus cargos, incluido el de vicepresidente, se liaría la marimorena. No solo quedaría disuelta la ejecutiva regional del PSOE. También saltaría por los aires el Gobierno autonómico.

El círculo más próximo a Pedro Sánchez buscaba una excusa para romper amarras con la “vehemencia” de Paulino Rivero, liberado ya de responsabilidades electorales después de perder la apuesta con Fernando Clavijo. En Ferraz no gusta el andar de la perrita. Las mordeduras de los votantes recelosos son rabiosas.

Tampoco respiran tranquilos los pulmones del candidato de Coalición Canaria, cuya imputación ha dado alas a los paulinistas. La duda se ha posado en la cabeza del cartel. Si bien el comité permanente arropó el lunes a Clavijo, algunos silencios desnudan íntimas ambiciones personales. En cualquier caso, será el Comité Político Nacional el órgano que enrosque la tuerca en el tornillo. O al revés.

En todo este fregado, José Miguel Ruano vuelve a sonar como remedio contra el constipado. Se confirma que el mundo es un pañuelo. En torno al quinto congreso de CC (junio de 2012) ya se barruntaba un motín. Hasta se sucedieron contactos informales con el PP, tanto por parte de elementos de Coalición como del PSOE. Aunque la operación no cuajó por un cúmulo de circunstancias, después se vio que Ruano permaneció en su escaño de presidente del grupo parlamentario nacionalista y que el secretario general de CC, José Miguel Ruano, seguiría ejerciendo de portavoz. El equilibrio de bloques ha sido determinante.

Si cae la breva y José Miguel Pérez se va a por uvas, Paulino Rivero lo tendría chumbo para regar la flor del higo pico. En ese hipotético escenario se formaría un Gabinete de transición liderado por José Miguel Ruano, una bala en la recámara por si a Fernando Clavijo le sale el tiro por la culata.

“Hay que sustituir la cultura del conflicto por la del acuerdo”. Esta frase no es de Perogrullo, sino de Francisco Hernández Spínola. El consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad le sacó punta a la inauguración de la primera Convención Nacional de Mediación. “Los tribunales no pueden ser el único camino para solucionar las controversias”, sentenció el vicesecretario del PSOE canario como queriendo fiscalizar el comportamiento de su jefe superior en el banco azul en asuntos tan crudos como el del petróleo.

Atrevidamente original, Rivero no se echa al monte. Él se lanza al mar en plancha en protesta contra lo que denomina “asalto de una empresa privada con el apoyo del Gobierno de España para usurpar recursos que son del pueblo canario”. En un corrillo con informadores, el presidente explotó de indignación ante el comienzo de los sondeos de Repsol a 54 kilómetros de Fuerteventura y 62. En el primer día de trabajo, el martes, se alcanzó una profundidad de 110 metros de los 1.920 previstos durante los dos meses de esta fase inicial.

Paulino Rivero ha descubierto el Atlántico. “Es una decisión política en connivencia con la multinacional”, se escandalizó. Pues, claro. Y diplomática. “La mediana [con Marruecos] no está definida”, advirtió. Por eso.

En la sesión de control, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, se armó de valor para responder a la diputada Patricia Hernández sobre el incidente con Greenpeace. Esta vez no hubo que lamentar heridos.

Es La Laguna, no Fuenteovejuna
En el momento oportuno, el PSOE de La Laguna toma la delantera en la carrera para las elecciones locales del 24 de mayo de 2015 . Antes de que los otros partidos con opciones de entrar en el Ayuntamiento pongan cara a las candidaturas a la alcaldía, Javier Abreu perfila su campaña con un lema que al principio se prestó a broma por cuenta de los últimos acontecimientos en el municipio.