X
LOS REALEJOS >

Adolfo González: “El patrimonio es una responsabilidad de todos”

   
Adolfo González Pérez Siverio, concejal de Cultura y Patrimonio Histórico (PP). / DA

Adolfo González Pérez Siverio, concejal de Cultura y Patrimonio Histórico (PP). / DA

GABRIELA GULESSERIAN | Los Realejos

Apenas faltan cuatro meses para que Los Realejos se convierta en sede del XVIII Simposio Internacional de Patrimonio Cultural de Canarias, que se celebrará entre los días 16 y 18 de abril de 2015 en el Espacio Cultural Casa de La Parra y la Casa Municipal de la Cultura de Los Realejos. En esta última tendrá lugar la conferencia inaugural y la de clausura. Un encuentro al que asistirán destacados expertos de países europeos, latinoamericanos y africanos pertenecientes a la Federación Internacional del Centro Internacional de Conservación del Patrimonio (Cicop) en materias como arquitectura, historia del arte o ingeniería y que servirá de escaparate para que muchas personas conozcan este municipio y la riqueza que alberga.

-¿Cómo se prepara la ciudad para el próximo congreso internacional del Cicop?
“Con mucha ilusión, porque es la primera vez que celebramos un encuentro de este tipo en Los Realejos, al que asistirán representantes de Latinoamérica, Europa y algunos de África. Además, en base a la convocatoria del congreso estamos trabajando en una marca de promoción del patrimonio cultural que se denomina Soy carácter. Pero no solo del patrimonio histórico y artístico, que es lo que la gente normalmente tiene en mente, sino que es más amplia, porque aúna el concepto de tradiciones, costumbres, artesanía y etnografía del municipio, además del patrimonio mobiliario. Creo que es de las primeras marcas de este tipo en el Norte que se suma a las ya existentes, como la de promoción turística vinculada al deporte y la naturaleza y la cultura, denominada La cultura no muerde, que se lanzó en 2013″.

-¿Qué se quiere transmitir con Soy carácter?
“Elegimos este lema porque Los Realejos es un municipio muy complejo y muy amplio en materia de costumbres, dichos populares y personas, a las que queremos darle importancia porque son las que contribuyen a mantenerlas vivas. El carácter resume la fuerza, la determinación y el empuje de los realejeros, un pueblo de costumbres y raíces fuertes. Con este lema queremos diferenciarnos de otras localidades de Tenerife, queremos decir que somos buena gente pero también de temperamento y determinación”.

-¿Qué expectativas de afluencia tiene la organización?
“En el último congreso celebrado en Arrecife, Lanzarote, asistieron cerca de 200 personas. Nosotros queremos superar esta afluencia, porque no solo esperamos contar con expertos sino con gente del municipio. Además, vamos a realizar actividades paralelas en los institutos y centros educativos de la ciudad y habrá una programación cultural con teatro, música y literatura vinculada al congreso”.

-¿Cómo se lleva el catálogo de patrimonio histórico? ¿Cuándo se prevé terminar?
“Ya tenemos terminado el inventario, que está incluido en el Plan General de Ordenación (PGO) gracias al primer convenio que se firmó con el Cicop en 2013. En enero del próximo año se suscribirá el segundo con el objetivo de poder empezar a planificar el prediagnóstico para la elaboración del Plan Especial del Patrimonio Histórico del municipio. Ya los inmuebles están catalogados e incluidos en el PGO. Queremos hacerlo en 2015 para que en 2016 se pueda sacar a concurso la redacción del documento”.

-El año que viene hay elecciones y usted está dando por hecho que seguirá gobernando el PP….
“Me encantaría que en los próximos mandatos no se interrumpa el trabajo que se ha hecho en los últimos años en patrimonio histórico. Cuando este grupo del Partido Popular (PP) llegó al gobierno no había prácticamente nada de catalogación, registro y planificación estratégica de patrimonio histórico y se ha hecho un trabajo notorio. Cuando se habla de esto la gente tiene una foto fija y piensa que solo se refiere a los edificios o inmuebles que están deteriorados y que hay que arreglarlos. Pero no podemos realizar acciones si no empezamos la casa por los cimientos. Se ha comenzado una tarea de fondo y una vez que culmine podremos hablar de sistemas de rehabilitación o ayudas concretas, porque habrá que saber para qué, cuándo y de qué manera ponerlas en marcha. Creo que el Plan Especial se va a diferenciar del resto de los que existen en la Isla porque va a contar con un estudio previo y muy elaborado, y el equipo redactor solo tendrá que ordenar la información que le vamos a dar. Y eso no solo reducirá tiempo sino también esfuerzos y costes”.

-¿Cuántos bienes inmuebles recoge el inventario?
“Cerca de 900 que están registrados en diferentes zonas de todo el municipio y con distintos niveles de catalogación. Ahora hay que ver cuál es el grado de protección de cada uno de ellos, dado que puede ser ambiental, integral o paisajístico, y si todos van a tener cabida o no en el Plan Especial y el General. Pero primero hay que tener el prediagnóstico del primer documento”.

-El Ayuntamiento cuenta en estos momentos con la figura del gestor cultural. ¿Cuál es la importancia de este instrumento?
“Es una herramienta digital a la que se accede desde la página web donde aparecen registrados y ordenados todos los bienes, principalmente inmuebles y muebles de Los Realejos. También lo ha realizado el Cicop y su característica principal es que las personas pueden aportar información sobre una pieza que no esté incluida. Aparecen las características de cada una de ellas, su contextualización y si ha sufrido o no una restauración”.

-¿Cuál es la principal riqueza patrimonial de Los Realejos?
“Es una respuesta complicada, porque tenemos la parte arquitectónica, en la que se destaca la iglesia de Santiago Apóstol, que es un monumento histórico artístico de carácter nacional; la Hacienda de Los Príncipes y el conjunto histórico del Realejo Bajo, declarados BIC. Quizás lo que nos puede identificar es la cantidad de haciendas que hay en el municipio. Pero sin duda, el valor más importante es la parte humana, las fiestas, que están vinculadas a una manera de sentir los barrios y, a su vez, de entender la vida y las tradiciones”.

-¿El realejero es consciente del valor patrimonial que tiene?
“Es consciente y sabe que es una de sus señas de identidad, pero no lo conoce en su totalidad. Aprovecho para decir que es una responsabilidad de todos y si los propietarios de esos bienes, principalmente edificaciones, no se comprometen en su rehabilitación y mantenimiento, las administraciones no se pueden hacer cargo de ellas. El Ayuntamiento puede, de manera subsidiaria, acometer una obra de urgencia, pero el coste lo tienen que asumir los dueños. Por eso les pido que los mantengan en buen estado y a los vecinos que comuniquen al Ayuntamiento si tienen una obra de valor para poder tener un registro y entender cuál es el patrimonio que alberga la ciudad”.