X
en la carrera >

Blanco navideño – Por Domingo J. Jorge

   

Este sábado en La Laguna se respiró el olor a Navidad. Pero no el que piensan muchos, vinculado al consumo por el consumo, y como vienen fechas de turrones y panderetas, me tiro a la calle a la búsqueda del regalo perdido. No, de ninguna manera, se sintió la cercanía del amigo, del familiar, con el que compartes el momento necesario. Porque la vida no está solo centrada en el trabajo, o el no tener trabajo y buscarlo, y cómo superar la jornada. No, la vida sobre todo es sentirte a ti mismo y sentir al de al lado. Si la vida no se plantea así, poco sentido tiene.

Y, aunque parezca ilusión, y magia barata de mago sin capa ni varita, sí es cierto, eso se sentía ya en las calles de La Laguna. Y es que la gente se echa a la calle, y sin darse cuenta, acuden a la mejor de las terapias frente al estrés y todas las preocupaciones que los atormentan, y esa terapia es pasear y, como se suele decir en nuestra tierra, “estar con tu gente”.
Coincidió con la definitiva celebración de la ansiada Noche en Blanco, y el Día de la Concepción, donde la longeva parroquia lagunera, que lleva el mismo nombre, estaba celebrando el 60 aniversario de la coronación canónica de la imagen de la Inmaculada. Aguere lucía mañana y tarde, y gran parte de la noche, con color a Navidad, brilla hasta la Torre de la Concepción que está repleta de luces hasta su campanario.

Y citando lo que un buen amigo me dijo por la tarde, “hoy para salir no hace falta tener mucho en el bolsillo, porque por ver, oír y hablar no te cobran”. Sí, hay quien confunde el divertirse, y hasta la Noche en Blanco con consumir. Que hay que consumir sí, pero incluso el propio Ayuntamiento de La Laguna ya lo tiene claro y apuesta por enseñar a comprar con responsabilidad. Lógico, consumir, tendremos que consumir, puesto que de la economía vivimos todos, pero ya va siendo hora de que aprendamos, si no lo tenemos claro todavía, a comprar aquello que necesitamos.

Sí, un sábado blanco. El Teide se veía desde los altos de La Laguna blanco, paseabas por la calle y el blanco en el rostro de la gente, ese blanco que da el frío, brillaba. Y es que lo blanco anuncia Navidad.