X
POLÍTICA >

Cabildos y Gobierno intervendrán un plan si un consistorio lo retrasa

   
Una de las reuniones de la Cotmac en esta legislatura. / FRAN PALLERO

Una de las reuniones de la Cotmac en esta legislatura. / FRAN PALLERO

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

La nueva legislación canaria sobre el territorio, a punto de entrar en vigor, aumenta el poder de los ayuntamientos en cuanto a la ordenación pormenorizada de cada municipio, que podrán aprobar de forma definitiva, aunque con un informe preceptivo de la Comisión de Ordenación del Territorio y el Medio Ambiente de Canarias (Cotmac).

En cambio, los ayuntamientos perderán autonomía si retrasan de forma injustificada la aprobación inicial de las líneas básicas de ordenación, el llamado “plan básico”, que en ese caso sería aprobado por el Cabildo, y este a su vez lo remitiría al Gobierno canario para que, si continúa la misma inacción del consistorio, le dé el visto bueno final.

Este es el nuevo procedimiento establecido en la llamada Ley de Armonización y Simplificación en materia de Protección del Territorio y de los Recursos Naturales, aprobada el pasado 10 de diciembre en el Pleno del Parlamento regional con el voto favorable de PSOE y CC-CCN-PNC y el rechazo de la oposición.

Con el objetivo de acortar el tiempo que se tarda en elaborar y entrar en vigor un planeamiento territorial, la nueva ley cambia numerosos aspectos de la actual, el llamado Texto Refundido sobre esta materia, vigente por decreto desde el año 2000.

Una novedad es la separación entre el plan básico y el plan pormenorizado, que, en el caso de los municipios con más de 10.000 habitantes, deberán tramitarse de forma simultánea. El primero, como indica su nombre, por acuerdo plenario fijará las líneas básicas del desarrollo pretendido en cuanto a población, viviendas, consumo de territorio, industrias, turismo, protección de la naturaleza y sistemas generales, entre otros criterios.

Saldrá a información pública, y por acuerdo de la junta de gobierno local, el texto provisional inicial del plan se enviará a la Cotmac, con un borrador de una declaración ambiental estratégica, para que este órgano dependiente del Gobierno regional le dé el visto bueno. A continuación, tras pasar por el pleno, saldrá de nuevo a exposición pública, se aprobará en sesión plenaria municipal, recabando los informes sectoriales preceptivos. El alcalde tendrá cuatro meses para elevar el expediente completo a la Cotmac, que le deberá dar o no la aprobación definitiva.

Pasados seis meses desde la aprobación inicial del plan básico sin que el pleno municipal vuelva a pronunciarse, incluso para desistir del procedimiento, la ley prevé que sea el Cabildo el que se arrogue la competencia de aprobar el plan básico y enviarlo a la Cotmac, tras requerir al consistorio que haga lo propio en el plazo de un mes, y lo desoiga.

La ley prevé también que en caso de que la Cotmac devuelva el plan al ayuntamiento por sus deficiencias y este no las subsane en seis meses, el órgano autonómico dará un ultimátum de dos meses. Si aún así el consistorio no actúa, la Cotmac podrá tramitar y aprobar directamente el plan básico y la ordenación pormenorizada. Los costes deberá pagarlos el ayuntamiento.

La tramitación no se para aunque falten informes

V. P. | Santa Cruz de Tenerife

La nueva Ley de Armonización y Simplificación en materia de Protección del Territorio y Recursos Naturales, pendiente de su entrada en vigor, dispone, en su artículo 10, que la tramitación de un plan básico de ordenación de un municipio no se interrumpirá porque falten informes “correctamente solicitados” a otras instancias administrativas, incluso los que tuvieran carácter preceptivo y vinculante. De esta forma se modifica el artículo 43 del vigente Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio y de Espacios Naturales Protegidos de Canarias. Con la nueva normativa, los ayuntamientos podrán continuar con el trámite hasta aprobar el plan básico de ordenación en el pleno municipal, y será entonces este órgano el que recabe los informes sectoriales preceptivos para poder enviar el expediente completo del planeamiento a la Cotmac, a la que competerá darle la aprobación definitiva.