X
CANDELARIA >

Una carta al papa Francisco

   
Inmaculada Sánchez, con el acuse de recibo del Vaticano. / NORCHI

Inmaculada Sánchez, con el acuse de recibo del Vaticano. / NORCHI

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

Inmaculada Sánchez, Macu para todos los que la conocen en Candelaria, se muestra orgullosa de que, al segundo envío, el papa Francisco haya recibido la misiva que le escribió el pasado mes de noviembre, solicitándole ayuda para que las personas con reducida movilidad -que no es su caso- puedan acceder a la iglesia de Santa Ana.

Inmacula recibió hace unos días el acuse de recibo con fecha del 26 de noviembre, según consta en el matasellos del Vaticano, pero aún no le ha llegado la contestación papal a su solicitud de amparo.

La vecina candelariera explica en su carta los continuos desencuentros con las autoridades eclesiásticas en Tenerife, desde el Obispado al párroco titular de la iglesia de Santa Ana, Daniel López, quien para ella es el principal culpable de que no atiendan sus demandas, que solo van en el sentido de mejorar la accesibilidad al recinto religioso, algo que sí ocurría en la etapa del padre Jesús Mendoza, cuando éste era prior de la Basilica y de Santa Ana. “Cuando el padre Mendoza perdió una pierna, por su enfermedad, se instaló en la entrada una rampa para acceder al templo, hasta que se puso una protesis”, comenta Inmaculada. “¿Dónde está esa rampa? ¿La tiraron al mar?”, se pregunta Macu, mientras recuerda que todas sus peticiones, incluida la realizada a la Sociedad Insular para Promoción de las Personas con Discapacidad, “han tenido la callada por respuesta”, si bien desde el Ayuntamiento y del Cabildo se advierte de que este es un asunto de la Iglesia y que la rampa en cuestión no se puede instalar porque el templo es un monumento histórico, aparte de que la rampa que se ponía antes, chapada en piedra, “no cumple con los requisitos obligatorios”, señalan desde el Consistorio.

La iglesia de Santa Ana de Candelaria ha sufrido algunas modificaciones y ampliaciones desde que fuera fundada en 1575. Es considerada como la iglesia matriz de las parroquias del sureste de Tenerife.