X
tribuna >

Cinco años más – Por Casimiro Curbelo

   

La Gomera acaba de renovar la Carta Europea de Turismo Sostenible por otros cinco años. Ciertamente, el término sostenible parece haber perdido su significado original y hoy se utiliza para casi todo. Pero en el caso de nuestra Isla debemos aplicarlo en su sentido exacto: un compromiso con la naturaleza. No sólo por mantenerla, sino también para crecer sin dañarla.

Ver el medio ambiente no como un enemigo al que hay que vencer sino como un aliado con el que avanzar. Debemos seguir dando pasos para que el desarrollo económico que experimentemos, bien sea por el turismo o bien por cualquier otro sector económico, no afecte al medio. Así lo comprendimos hace cinco años y no debimos haberlo hecho tan mal cuando hemos superado la primera prueba.

La Gomera fue sometida a un exhaustivo examen por parte de la Comisión de Evaluación de Europarc, considerado el principal foro profesional en el que se discuten y elaboran propuestas para la mejora de espacios como el Garajonay. Pues bien, el documento final respalda de forma clara el trabajo hecho en cuanto a la mejora de senderos, información que se ofrece a los turistas, señalización o promoción de la Isla como un destino natural.

Las conclusiones del informe no pueden ser recibidas sino con optimismo por parte del Cabildo. Europarc avala el trabajo que hemos desarrollado durante los últimos años, junto con el Parque Nacional, ayuntamientos y 13 asociaciones a las que se unirán en breve otras 15. Este organismo comprobó que nuestra labor ha tenido como norte avanzar en la gestión del turismo sostenible.

Nada que ver con aparatosos bloques de apartamentos u hoteles mastodónticos. El informe reafirma nuestra apuesta por la naturaleza y nos otorga su confianza durante un lustro más. La ceremonia de entrega de la Carta tuvo lugar el pasado 11 de diciembre en Bruselas. Un día después la Comisión de Seguimiento se reunía en Vallehermoso para celebrar la renovación del compromiso con el medio ambiente y el desarrollo, analizar el informe y planificar las acciones futuras.

Éstas sólo pueden pasar por las recomendaciones que se nos hacen desde este organismo: mantener un alto nivel de conservación del Parque Nacional de Garajonay, conectar la Carta con la declaración de Reserva de la Biosfera y seguir apostando por la participación y coordinación de colectivos y asociaciones, entre otras. Porque precisamente el aspecto que mejor salió parado de la evaluación ha sido el trabajo en equipo que ha llegado a ser calificado de “ejemplar”.

Todos, instituciones y empresas, hemos adquirido un compromiso con la conservación y el desarrollo local, cada uno desde su propio ámbito.

El informe está lleno de adjetivos positivos en los que se aplaude la gestión que hemos desarrollado desde la Comisión de Seguimiento y que ha dado lugar a “excelentes avances”. Por ejemplo, en la recuperación del Parque de Garajonay, a pesar de los recortes presupuestarios que ha sufrido este espacio durante los últimos años. Pero no todo se quedó en alabanzas. También se lanzó una advertencia sobre el riesgo que implican los sondeos petrolíferos en nuestras costas. Europarc pide que se tenga en cuenta el impacto que pueden implicar sobre el medio ambiente y consecuentemente sobre el turismo. Ahí tenemos el trabajo adelantado, ya que el Cabildo se ha posicionado de forma rotunda en contra de los sondeos.

Lo que queda claro es que si durante el próximo lustro hacemos las cosas, como mínimo, igual que hasta ahora, podremos renovar este título en el año 2018 y volver a contar con la Carta Europea de Turismo Sostenible. Para ello, es necesario disponer de fondos. Pero también del mismo espirítu que nos ha llevado a defender el cuidado de la naturaleza y el desarrollo de nuestra sociedad de una forma armónica.

*Presidente del Cabildo de La Gomera