X
fútbol >

“Cuando me faltan el respeto o recibo insultos machistas vienen casi siempre de las mujeres”

   
Marta Huerta de Aza, árbitro del grupo canario de tercera división. / FRAN PALLERO Marta Huerta de Aza, árbitro del grupo canario de tercera división. / SERGIO MÉNDEZ
<
>
Marta Huerta de Aza, árbitro del grupo canario de tercera división. / SERGIO MÉNDEZ

CÁNDIDO GONZÁLEZ | Santa Cruz de Tenerife

Marta Huerta de Aza (Palencia, 31 de marzo de 1990) es árbitro de fútbol y reside desde hace dos años en Tenerife. Se vino a la Isla por motivos laborales y ha logrado compaginar el trabajo con el arbitraje a un gran nivel. Es la única mujer en las Islas Canarias que arbitra partidos en el grupo canario de Tercera División. En Canarias hay dos asistentes en categoría nacional y Marta es una de las siete mujeres que es árbitro principal en todo el país. Hace algo más de nueve años comenzaba su trayectoria dentro del mundo del arbitraje. Debutó el 9 de octubre de 2008 en la Liga Provincial de Aficionados de Palencia, arbitrando el choque La Salle-Osorno, en el campo palentino de Pan y Guindas. Cinco jornadas después, Marta Huerta expulsó a su primer jugador como colegiada principal en esta categoría, Toño Muñoz, del Villada.

-¿Cuándo y porqué le picó el gusanillo del arbitraje?
“En el año 2005 fue cuando empecé en el mundo del arbitraje, porque siempre he estado vinculada a todos los deportes, me ha gustado practicarlos y la verdad es que el fútbol siempre me ha gustado. En Palencia, que es mi ciudad natal, no había equipo de féminas, por lo que decidí ver el fútbol desde otro punto de vista. Desde ese primer momento no ha habido ni una sola vez en la que me haya arrepentido de haber entrado en este colectivo”.

-¿Cómo siendo de la Península está adscrita al colegio de árbitros de la zona capital en Santa Cruz de Tenerife?
“Hace dos años que estoy residiendo en Tenerife. Por temas personales y laborales decidí con mi pareja cambiar y probar suerte en las Islas, ya que por Palencia estaba muy mal el tema laboral. Me permitieron continuar aquí arbitrando con la misma categoría que tenía allí y por eso dimos el paso de venir a Tenerife”.

-El pasado fin de semana pitó dos partidos de categoría de base, otro por la tarde en el sur de la Isla y eso sin contar que no le tocó arbitrar el domingo un partido del grupo canario de Tercera División. ¿No se cansa de arbitrar tantos partidos en tan corto espacio de tiempo?
“Cuando te gusta el arbitraje siempre quieres más y más. Se agradece también pitar fútbol base porque es muy diferente arbitrar a niños que a adultos”.

-¿Tiene alguna manía o ritual antes de comenzar a pitar un encuentro?
“Pues sí. Cuando los asistentes se van a revisar la equipación de los equipos, yo cojo el silbato, lo meto debajo del grifo y lo lavo muy bien. También tengo una correa con la que sujeto el silbato y siempre tiene que estar desenredada. Si tiene algún nudo hasta que no está desenredada no pito el inicio del partido”.

-¿Cuáles son sus metas en el mundo del arbitraje?
“Ahora mismo, disfrutar de la Tercera División. He conseguido meterme en el grupo de talentos, que me da la opción de poder ascender este año a Segunda División B. El 15 de enero tenemos las pruebas para poder seguir en este grupo de talentos y los cuatro mejores se irán a Madrid el primer fin de semana de febrero. A corto plazo, el objetivo es seguir manteniéndome en este grupo de talentos y si a final de temporada llega el premio, bienvenido sea”.

-¿Cree que algún día una mujer pueda arbitrar partidos de fútbol profesional, ya sea en la Liga Adelante o incluso en la Liga BBVA?
“La mujer ya está teniendo más presencia en el fútbol profesional. Actualmente tenemos a Judit Romano García, que estuvo el pasado fin de semana como asistente en el partido de la Liga Adelante entre el CD Tenerife y el Sabadell. Paso a paso ya se está viendo más a la mujer y espero que dentro de muy poco lo haga como árbitro principal”.

-Siendo mujer no podíamos pasar por alto el manido tema del machismo en todo lo que rodea a este mundo del fútbol. ¿Siente que le faltan el respeto más a una mujer que a un hombre cuando va a arbitrar por esos campos de Dios?
“Tengo que dejar muy claro que dentro del colectivo arbitral, o sea con mis compañeros, nunca he sentido actitudes machistas. Todo lo contrario, siempre me han tratado como una más dentro del colectivo. Lo que sí quiero resaltar es que cuando me faltan el respeto o recibo insultos machistas desde la grada siempre, en una gran mayoría, proceden de boca de mujeres. Es curioso, porque somos nosotras las que nos estamos poniendo las propias barreras. Desde que estoy en el arbitraje los comentarios machistas vienen mucho más de boca de mujeres que de los hombres”.

-¿Qué le diría a los que piensan que el fútbol es un deporte de hombres?
“El día a día ya va demostrando que la mujer está haciendo un gran esfuerzo por estar presente en este deporte. Por ejemplo, tenemos a la Selección española femenina clasificada para disputar el campeonato del Mundo. En el tema del arbitraje somos cada vez más las chicas que estamos participando en los partidos, ya sea como árbitro principal o asistente. En la Isla tenemos a clubes como el Granadilla o el Tacuense, equipos grandes, que esperemos estén en la elite dentro de poco”.

-¿En lo que lleva de carrera deportiva ha corrido riesgo alguna vez su integridad física?
“No. Toco madera. Espero que nunca pase por una situación así. A lo mejor en algún partido hemos reclamado la presencia de las fuerzas de orden público por temas de prevención, pero nunca mi integridad física ha estado en riesgo”.

-¿Respetan más los jugadores a una mujer que a un hombre cuando está arbitrando? ¿Sus compañeros le han comentado algo sobre este particular?
“Yo creo que sí. En el trato que tengo con los jugadores te intentan poner a prueba al principio para ver si eres un poco más débil, pero en el momento que ya te calan, nos respetan bastante más que a los chicos”.

-¿Qué le parecen las iniciativas que están llevando a cabo los distintos organismos como el Cabido Insular de Tenerife, Federación Tinerfeña de Fútbol e incluso el Colegio de Árbitros con el fin de erradicar la violencia de los terrenos de juego?
“Muy bien. Todo lo que sea erradicar la violencia de los campos de fútbol, bienvenido sea. Como por ejemplo, el proyecto Buen rollito, que también se está llevando a cabo con el Cabido. Todo este tipo de iniciativas que, además, partan del fútbol base, que es donde empiezan los niños a aprender valores y comportamientos, es beneficioso para el fútbol, para el deporte y para la sociedad”.

-¿Es más fácil arbitrar un partido de base que por ejemplo de regional o Tercera División?
“A mi me gusta bastante dejar jugar y que haya contacto. Soy un árbitro que me gusta que los jugadores disfruten del fútbol y no tener que hacer muchas interrupciones. Por ejemplo, cuando el partido se interrumpe en Tercera División o en el fútbol regional, son por acciones claras. En cambio, en el fútbol base van todos los niños a por el balón, las faltas son menos intencionadas, hay menos maldad, entonces es más complicado saber lo que es punible y lo que no”.

-En esas edades tan pequeñas como son las de alevín, benjamín o prebenjamín, ¿más que como árbitro se actúa como una educadora?
“Eso está muy claro. Lo que tenemos que hacer es formar a los niños y enseñarles que lo vean como un deporte y no como una competición. Atar las ligas de las botas o ayudarlos a sacar saques de banda es lo más frecuente en los partidos de fútbol-7”.

-¿Qué le diría a las jóvenes que quieren ser árbitros y a las que están empezando en este complicado mundillo del arbitraje?
“Ser árbitro es muy bonito. No es lo que se ve en la tele, ni lo que los medios de comunicación exponen del arbitraje. Son momentos, experiencias, vivencias que no solo es el partido, sino también con compañeros, jugadores, entrenadores, creas una relación que es muy bonita de vivir. Seguro que tienes malas experiencias, pero de una mala siempre viene una mejor. Al final siempre te tienes que quedar con lo bonito y lo bueno que te da el arbitraje”.

-¿Tiene algún árbitro como modelo por semejanza a su estilo de arbitrar?
“El nivel del arbitraje español está en la elite. Ahora han salido los nombramientos de árbitros internacionales y España es el único país que tiene cuatro colegiados en categoría elite a nivel internacional. Cualquier árbitro que veamos en la Liga BBVA o Liga Adelante son ejemplos a seguir. Por ejemplo, en Tenerife tenemos a Daniel Trujillo, que esperemos que en poco tiempo ya esté en la elite porque se lo merece”.

-Por último, ¿recuerda alguna anécdota que le haya ocurrido en lo que lleva de carrera deportiva?
“Siempre recuerdo una que me hizo mucha gracia. Estando de asistente saqué el bloc para apuntar una tarjeta que había sacado el árbitro y se me acercó un jugador, y a la vez que estaba apuntando la tarjeta, me empezó a dar su número de teléfono. En ese momento lo único que hice fue reírme y ni apunte la tarjeta. Son anécdotas graciosas que siempre se te quedan en la retina”.