X
trac tici tac >

Educación ‘vintage’ – Por César Martín

   

Hay que ver cómo nos cuestan los cambios. Vivimos anclados en la rutina, en la monotonía más férrea, y eso, pesa. Somos herederos de un dudoso pasado, ese que nos enseñó que la letra con sangre entra, el mismo que nos adoctrinó como a un ejército, formando fila, en orden, solo los más fuertes podían llegar al final. Por eso nos mata cambiar, porque la defensa contra lo desconocido es atrincherarse en la cueva, que es como mejor se está. Esto en educación pasa mucho, aún cuando es consabido el fracaso escolar y que los métodos de antaño se encuentran ya obsoletos, carentes de respuestas ante el avance de una sociedad que reclama otro perfil de personas. El último ejemplo de retraso brutal es el revuelo que se ha formado en torno a la propuesta de Finlandia, que se ha planteado abolir la caligrafía de sus enseñanzas.

En lugar de esta, los alumnos dedicarán más tiempo a escribir en los teclados de ordenadores y otros dispositivos, lo cual no significa que no vayan a aprender a escribir a mano, como muchos medios se adelantaron a afirmar sin profundizar en la noticia, ya que mantendrán la letra de palo, mucho más cómoda y de fácil asimilación. Además, es necesario dedicar el tiempo suficiente a adquirir destrezas con las nuevas tecnologías, con lo bueno que reporta a la hora de escribir, con la posibilidad de borrar, rectificar, copiar o pegar sobre la marcha, toda una ventaja cuando se inician en estas lides. Es una cuestión de invertir el tiempo en cosas productivas, que reporten un aprendizaje significativo y útil. La letra enlazada no aporta nada y se abandona llegada una edad. A los que continúan defendiendo este sistema porque ayuda a la motricidad fina de la mano, a la destreza y la memoria, habría que recordarles que hay otras materias que ayudan más en este campo, como el caso de la artística. Música y artes plásticas contribuyen a mejorar de manera notoria todos estos aspectos, con múltiples beneficios añadidos, sin embargo, han sido las grandes sacrificadas del sistema educativo con una drástica reducción de recursos y horarios. Insisto, falta reflexión, debate y una actitud abierta. Mientras tanto, como tan bien ilustra Tonucci, el alumnado sigue con mesa individual, sentado en fila, viendo nucas…

@cesarmg78