X
altos vuelos >

En qué liga militas tú – Por Tomás Cano

   

El hombre colgó el teléfono decepcionado. Su interlocutor de al otro lado de la línea era un conocido. Hablaban de la vida, de las circunstancias de las personas. Solo obtuvo o llegó a una conclusión o reflexión  sobre las palabras de su interlocutor, quien claramente le había dicho: “Querido amigo, hoy juegas en tercera”. ¿Quería esto decir que hay una división de vidas de primera, otra de segunda, otra de tercera…?

Sus esquemas de la vida parecían que iban a romperse, pero su fe en sí mismo lo impidió. Porque el entendía que las personas es difícil catalogarlas en qué división juegan. Depende mucho de su calidad humana . Y entonces pensó en la propia liga personal de católogo de los seres humanos que le había permitido seguir viviendo: ¿Qué pasa con el justo, el necio, el sabio? ¿Qué decir del hombre de ojos altaneros, de lengua mentirosa, del  hombre de corazón que trama designios perversos, del falso testigo que profiere calumnias o del que siembra discordias?
Para él es tan importante luchar contra la calumnia, la falsa acusación, porque es peor que la muerte. Siempre ha creído que muchos caen por la espada, pero muchos más por la lengua. Todo esto sí serían divisiones del ser humano pero en ningún caso serían de primera o de tercera, sino de cloaca. Por muy alta que consideres tu posición en la  vida, no eres más que fachada, pavo real, vanidad y anhelo de viento.

Al final se lamentó de no haberle sabido replicar a su interlocutor telefónico que no hay divisiones  o ligas. Como dijo Oscar Wilde: “Todos estamos en la cloaca, pero alguno mirando a las estrellas”.