X
SOCIEDAD >

Joaquín Astor: “No entiendo que para dictar una resolución haga falta un escáner”

   
El presidente de la Audiencia provincial, Joaquín Astor, ayer durante el encuentro con la prensa. / SERGIO MÉNDEZ

El presidente de la Audiencia provincial, Joaquín Astor, ayer durante el encuentro con la prensa. / SERGIO MÉNDEZ

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

El presidente de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, Joaquín Astor Landete, exigió ayer que se deje trabajar al titular del Juzgado de Instrucción Número 1, César Romero Pamparacuatro, a la par que aseguró que “no es razonable” que este magistrado (como otros en su misma situación) tenga que instruir un asunto de presunta corrupción tan complejo y extenso como el llamado caso Corredor a la par que el resto propios de su juzgado sin contar con algún tipo de refuerzo. Eso sí, cuestionado sobre las causas aducidas por Romero Pamparacuatro para justificar el retraso en dicha instrucción, Astor manifestó que no entiende “que para dictar una resolución haga falta un escáner”, y que él mismo le había ofrecido la posibilidad de acceder a esos medios. Cabe recordar que en el caso Corredor está imputado, entre otros, el actual alcalde de La Laguna y candidato de Coalición Canaria a la Presidencia del Gobierno autonómico en 2015.

Las declaraciones del presidente de la Audiencia se realizaron en el transcurso de un encuentro celebrado ayer con los periodistas de la provincia especializados en Tribunales y en la que Astor diseccionó con experto bisturí los que a su juicio son los principales males que presenta la Justicia.

Así, Astor reconoció que la Justicia “sigue siendo lenta”, y que ello se debe tanto a la falta de medios como a una mentalidad arcaica de las partes actuantes.

Sobre la ausencia de recursos, este magistrado (que a su vez preside la Sección Segunda de la Audiencia) señaló como responsable a los gobiernos de turno. “La Justicia es todo lo rápida que el Poder Ejecutivo quiere”, sentenció. Hizo especial hincapié en la necesidad de contar con un edificio que englobe los dispersos juzgados de Santa Cruz de Tenerife (“más de diez años reclamando”) y denunció la enorme congestión de los juzgados de lo Penal y de lo Social. A este respecto desveló que un dictamen del Consejo General del Poder Judicial considera que hace falta crear tres juzgados más de lo Penal y otros tres de lo Social. También sostuvo que España se encuentra a la cola en número de jueces, ya que no se puede contar como tales a los jueces de paz dado lo limitado de sus competencias.

Astor estuvo muy crítico con el Poder Ejecutivo y reclamó la creación de un cuerpo de auditores judiciales. Se lamentó de los fracasos de los gobiernos del PSOE y del PP a la hora de promulgar una nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal (“hay que hacer leyes de Estado, no de partido”), sobre la que entiende que bastaría con un par de reformas. Respecto a un necesario cambio de la mentalidad actual con la que se opera en la Justicia, el magistrado apostó decididamente por la conformidad en las causas, ya que considera que ahorraría ingentes recursos (“celebrar un juicio es un desastre económico y un derroche de medios”) a la par que repara a las víctimas. A juicio del actual presidente de la Audiencia Provincial, “prácticamente todas las causas deberían acabar en el Juzgado de Guardia o de Instrucción”, e hizo un llamamiento a la negociación entre la Fiscalía y los abogados.

Sobre la corrupción, Astor Landete considera imprescindible que un juez adjunto tramite los expedientes que un juez que instruye este tipo de causas no puede atender por falta de tiempo. “No hay voluntad política de luchar contra la corrupción”, dijo, y puso como ejemplo que se castigue con la misma pena de cárcel el robo de una gallina que una prevaricación.

Sentencia de Astor

Lentitud judicial: “La justicia es todo lo rápida como quiere que lo sea el Poder Ejecutivo”.

Trabajo jueces: “Prácticamente todos los jueces de Canarias superan los módulos de trabajo que se les fijan; ya me gustaría ver que en el Poder Ejecutivo y en el Legislativo se les marque también el trabajo con módulos”.

Juzgados Santa Cruz: “Conseguir un edificio digno es una meta fundamental. Lo reclamamos desde hace diez años y nos consta el esfuerzo de la Consejería, pero no sé en que parte del Gobierno de Canarias se atasca”.

Situación juzgados: “Los juzgados de lo Penal y de lo Social aquí funcionan muy mal porque están saturados. Pedimos una inspección al Consejo y su dictamen es que no hace falta uno, sino hasta tres juzgados más de lo Penal y otros tres de lo Social”.

Ley de enjuiciamiento criminal: “Basta ya de leyes de partido. El anterior gobierno tenía una a punto, y el ministro Gallardón otra. Ahora tenemos un anteproyecto en el cajón de la izquierda y un borrador en el cajón de la derecha”.

Mentalidad arcaica: “Si no hay juicio parece que no hay Justicia”.

Conformidad: “Con la conformidad se consigue la reparación de la víctima, que es la gran olvidada de la Justicia”.

Fiscalía: “Los fiscales, como los jueces, los secretarios o los funcionarios, trabajan duro y se esfuerzan. Pero el principio de legalidad se cumple consiguiendo que se haga Justicia, no persiguiendo todo hasta el final”.

Corrupción: “No se puede pretender que un juez de instrucción lleve un gran caso de corrupción sin reforzar su juzgado. No hay voluntad política de arreglarlo”.

Judicialización política: “No es de recibo que los políticos no resuelvan sus problemas y depuren las responsabilidades políticas pertinentes. Ya se verá luego si hay o no responsabilidades judiciales además”.

Los juicios rápidos han pasado de 14 meses a 10 días a pesar de las carencias

Casi sin darle la importancia que tiene y sólo como repuesta a un periodista, el presidente de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, Joaquín Astor Landete, anunció ayer un gran avance de la Justicia tinerfeña, logrado desde que él se encuentra al frente: los llamados juicios rápidos, que en esta provincia tardaban en celebrarse una media de 14 meses cuando la ley prevé que tengan lugar en quince días, se llevan ahora a cabo en apenas diez días. “Se puede decir que nos hemos pasado de frenada porque a veces nos ha pasado que el abogado se entera del asunto con la fecha de juicio ya fijada, pero lo cierto es que se trata de un logro debido al gran esfuerzo realizado por jueces, fiscales, secretarios y funcionarios en general”.

Astor Landete explicó igualmente que esta celeridad, combinada con su decidida apuesta por los acuerdos entre las partes como herramienta que descongestione los juzgados, ha motivado que las conformidades se tripliquen en estos juicios rápidos. Puso como ejemplo los casos relacionados con la seguridad vial: “Si un señor sabe que le van a retirar el permiso de conducir durante un año, preferirá que el juicio sea lo más tarde posible, pero como ahora tienen lugar en apenas unos días, se muestra favorable a llegar a un pacto para reducir en lo posible esa condena”.

En general, Astor defendió con vehemencia la labor que llevan a cabo los profesionales de la Justicia, y advirtió de que en este sector “cada vez son más las bajas laborales por enfermedades como la fatiga o la depresión”, lo que achacó a la falta de medios.