X
cd tenerife >

Mayoría con matices

   
Durante la asamblea del CD Tenerife. / S.M.

Durante la asamblea del CD Tenerife. / S.M.

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

Fue, como se esperaba, una Junta de Accionistas diferente. Por un lado, por el hecho de superar con creces (51%) el porcentaje del capital social requerido para llevarla a cabo en primera convocatoria (25%). También por el número de acciones representadas en la misma, un total de 90.934 acciones de las 175.500 que componen el total accionarial del club blanquiazul, así como por los títulos que aportaba Miguel Concepción: 1.000 propios y 67.675 en representación de 333 accionistas. Otro de los aspectos destacados fue la presencia mucho más activa del que pretende suceder en el cargo al empresario palmero y hoy por hoy única alternativa visible al actual consejo de administración. Pier Luigi Cherubino acudió a la Junta con un total de 16.365 acciones, de las cuales 10 eran propias, y el resto delegadas por 1.094 accionistas.

Este dato fue precisamente valorado como positivo por parte del exfutbolista y su entorno, por el hecho de llevar menor número de acciones, pero representando a más cantidad de accionistas que el Consejo de Administración, que también sumó las aportadas por el consejero Corviniano Clavijo, quien acreditó dos acciones propias y 4.693 representadas de seis accionistas. Otros accionistas presentes en el salón de actos del Hotel Escuela fueron Manuel Viro García, con siete acciones propias y 144 delegadas de 19 accionistas, para un total de 151; José Fernando Cabrera, 24 acciones propias y 174 representadas de otros dos accionistas, para un total de 198; Ramón Rodríguez Ravelo, con 261 acciones; José Alberto Contreras, 20 acciones propias y 336 delegadas de 114 accionistas; y Miguel Eugenio Ibáñez Biondi, con un total de 223 aciones (15 propias).

El primer punto del orden del día fue el que más debate suscitó, principalmente después de las explicaciones de las cuentas anuales del club por parte de la directora financiera de la entidad, Melania Rodríguez, que hizo un detallado resumen del balance económico del ejercicio a examen (13-14), que presenta un superávit de 1,7 millones de euros, y una reducción de la deuda con respecto al ejercicio económico 12-13 de casi 3.000.000 de euros, dejando la deuda a 30 de junio por debajo de los 20 millones de euros. Dentro de las explicaciones técnicas de los números que arroja la tesorería del club en el reciente balance, se presenta como destacado el incremento en 1,2 millones de euros el capítulo de gastos de personal, básicamente por el ascenso de categoría.

Llamada al orden
Fue antes de la aprobación del punto más caliente de la Junta cuando primero Manuel Viro y luego Pier Luigi Cherubino plantearon al Consejo sus dudas por los créditos dispuestos a varios consejeros en 2011 para satisfacer el pago del impuesto correspondiente a la compra de los terrenos de la Ciudad Deportiva por parte de los empresarios y miembros del Consejo que lo asumieron. En ese fragor del debate verbal, el presidente del CD Tenerife tuvo que llamar al orden en dos ocasiones a Manuel Viro, insistente en su petición de explicaciones de ese concepto. “Queremos escarbar a ver de qué manera le sacamos una mancha al Consejo”, le espetó Miguel Concepción, quien después de ese rifirrafe con dicho accionista, también tuvo sus discrepancias verbales con Pier, quien también exigió “mayor trasparencia” para un asunto que no le quedó aclarado a la facción más opuesta a la gestión del Consejo de Administración blanquiazul. Después de un intercambio de opiniones y valoraciones en el que también entraron el asesor jurídico del club, Ángel Fernández Carrillo, y la directora financiera, se pasó a someter a los accionistas presentes la aprobación de las cuentas anuales, dando un resultado del 81,41% de los votos a favor, el 18,57 en contra y el 0,03 de abstenciones. El segundo punto del orden (nombramiento de auditores para los ejercicios 2014-2015; 2015-2016 y 2016-2017), también presentó dudas de carácter menor y también fue aprobado, con el 80,93% de los votos favorables, el 18,57 en contra y un 0,51 de abstenciones.

En resumen, una Junta ordinaria con más debate y contestación a la gestión del actual consejo, que fue solventada gracias al amplio apoyo accionarial de los grandes accionistas que respaldan al mismo.