X
CANDELARIA >

Polémica municipal por las contrataciones de las obras

   

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

“Pese a los informes favorables de Intervención y de Contrataciones, el secretario ha advertido de que los contratos de obras hay que hacerlos de otra manera y vamos a hacerlo como él dice”, afirmó Domingo Ramos, concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Candelaria, en el último Pleno del año.

Ramos respondía así en el transcurso del debate de la moción de Carina Dainotto, todavía del Grupo Popular, acerca del cumplimiento de la ley de contratos del sector público a la hora de llevar acabo obras y la contratación de suministros, y en concreto se refería a las diferentes obras que el grupo de gobierno ha aprobado, en torno al millón de euros, que se deben ejecutar con inmediatez al tratarse de un dinero procedente del superávit de cuatro millones de euros de pasados ejercicios.

Dainotto recordó que de ese millón de euros “solo tienen el informe favorable unos 220.000 euros”, a la vez que anunciaba que la técnico de Contrataciones, que informó favorablemente, al igual que el interventor, “se retracta ahora”, algo que desmintió Domingo Ramos y también el interventor, mientras el secretario, Octavio Fernández mantenía silencio.

La portavoz del PP expuso que el grupo de gobierno ha fraccionado el pago de 236.840 euros para seis contratistas por orden del concejal, “tratando así de evitar la publicidad y concurrencia”, una opción que el propio Nicolás Rojo, interventor, consideró “más oportuna”, aunque dudó de que el proceso de contrataciones de obra menor “fuera ilegal”. “Lo ideal -insistió- es llevarlo a subasta o concurso, porque si te cuesta 49.000 igual lo sacas por 40.000”, remarcó el interventor, quien también insistió en que “en estas contrataciones no hay fraccionamiento porque son obras diferentes y no están vinculadas unas con otras”.

Mayca Coello, de Sí se puede, dijo que “el fin no justifica los medios y hay que cumplir la ley de contratos”; mientras José Fernando Gómez, concejal no adscrito, indicaba que “con las obras quieren hacer en cinco meses lo que no han hecho en tres años”.