X
el diván >

Queridos Reyes Magos – Por Tamara de la Rosa

   

Queridos Reyes Magos, este año solo tengo un deseo que pedir, uno nada más. Deseo que desde Oriente me traigan una “dosis de actitud”. Una dosis que me dé fuerzas, voluntad, motivación y constancia para poder cumplir todas esas ilusiones, metas y objetivos con los que empiezo cada año y repito al siguiente porque, sin conocer el motivo, me abandono y lo que era mi gran deseo, mi sueño, pasa a convertirse en una fantasía. El no haber alcanzado todos esos propósitos con los que comencé el 2014, junto con los problemas que la vida ha querido regalarme este año, hace que en estas fechas sienta desesperanza, tristeza, sensación de descontrol en mi vida. Siento que nada tiene sentido y que me ahogo en un pozo sin salida alguna. Me siento decepcionado, conmigo mismo y ante los demás. Antes era una persona con sentido del humor y que siempre sonreía, pero parece que esa persona desapareció y me encantaría recuperarla.

Contestación desde Oriente: Querido amigo/a, los Reyes Magos no solemos contestar las cartas que recibimos, pero esta la hemos considerado especial porque ese único regalo que nos pides, ese regalo que tanto deseas y pareces necesitar, ya lo tienes. Está en ti y solo haz de ponerlo en marcha. Quizás te cueste encontrarlo al principio pero siempre recuerda que, quien persiste, lo consigue. Algunos aspectos a tener en cuenta este año son:

1- La actitud positiva no va a resolver tus problemas pero sí aumentará la probabilidad de encontrar una solución. Al no caer en el vicio del lamento, aceptar la parte injusta de la vida, (lo que no depende de ti), y buscar nuevas alternativas para encontrar tu estabilidad emocional, encontrarás con mayor facilidad un abanico de soluciones u oportunidades que te ayuden a continuar.

2- Si tienes un sueño o deseo por cambiar algo, debes luchar por conseguirlo. ¡Te lo debes!, pero nunca olvides que existen dos resultados: lograrlo o no. Debes tener en cuenta la posibilidad de equivocarte y más importante aún, debes permitírtelo. Recuerda que ningún mar en calma hizo experto al marinero. Sólo aprendiendo de cada caída lograrás tu crecimiento personal y superarte. Por todo esto, haz de ser constante y no tirar la toalla en la primera derrota. Tus sueños, tus deseos deben tener tanto peso para ti, que el fracaso no puede ser motivo de abandono, sino un reto que superar.

3- Olvida el miedo. Miedo al fracaso, al cambio, al qué dirán. No permitas que el miedo te limite y sea el guía de tu vida cerrándote las puertas de los caminos por donde deseas pasear. En la vida, con los pies en la tierra, hay que correr un poco de riesgo. Los obstáculos vienen solos, pero los límites los pones tú. No seas preso de tus miedos. Recuerda que en una cabeza llena de miedos, no existe espacio para los sueños, así que haz que tus sueños sean más grandes que tus miedos.

4- Nos pides dosis de motivación. En ocasiones dejamos que la rutina y el estrés nos invadan, olvidando los momentos para reflexionar sobre las causas de no sentirnos motivados y satisfechos con lo que hacemos y, sobre todo, con nosotros mismos. Debemos de realizar un alto y buscar la automotivación y así, poder salir de nuestra zona confort y comenzar a vivir, crecer, experimentar… Una técnica muy eficaz es visualizar. Escucha música de tu agrado mientras sueñas con eso que tanto deseas. Siente esa sensación de haberlo conseguido. Esas emociones que sientes, la mente no diferencia si son por un hecho real o imaginado. Simplemente le agradan y va a querer más, por lo que te activa para que las busques.

Estaremos observándote todo el año. No es fácil, pero tampoco imposible. Esfuérzate por lo que creas que merece la pena y nunca olvides que la distancia entre tú y tu objetivo se llama actitud. ¡Felices fiestas!

*PSICÓLOGA
tamaraconsulta@gmail.com