X
NACIONAL >

Los sindicatos y la patronal llaman a la acción para producir bienestar

   

EUROPA PRESS | Madrid

Los primeros espadas de la patronal CEOE-Cepyme y los sindicatos CC.OO. y UGT aprovecharon ayer la firma en el palacio de la Moncloa del acuerdo sobre el Programa Extraordinario de Activación del Empleo para pedir al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que adopte medidas para que la recuperación económica que celebra el Ejecutivo se traduzca en una recuperación de la actividad y el bienestar perdidos por empresas y trabajadores durante la crisis.

Uno de los más directos fue el secretario general de UGT, Cándido Méndez, que, tras brindar por el pacto, por cuanto “era una iniciativa imprescindible ante una situación insostenible”, recordó que “la recuperación económica no va a llamar a la puerta de millones de trabajadores” y que, por tanto, la nueva ayuda debe completarse, por lo pronto, con la extensión del sistema de protección asistencial y con un mapa de prestaciones y subsidios que debería estar finalizado antes de que acabe 2014”, tal y como se comprometió este verano el Gobierno con los agentes sociales. “Que nadie piense que esto agota el diálogo social, ni mucho menos”, enfatizó antes de poner sobre la mesa otras medidas que, a su juicio, debería acometer el Gobierno, ahora que llega la recuperación, como el aumento del salario mínimo interprofesional (SMI) y la mejora en el tratamiento de los empleados públicos”

En la misma línea, el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ironizó que “después de años de sequía es cuando más se valora la lluvia”. Eso sí, matizó, que “no es una ayuda, sino fundamentalmente un acuerdo para facilitar las condiciones de acceso efectivo a un empleo a los que peor lo están pasando”. Dicho esto, Toxo también llamó a la acción al Ejecutivo: “Aquí no acaba la agenda”.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, aseveró que los datos de ocupación son “muy esperanzadores” y que España “empieza a ir en una duración bastante correcta”. Antonio Garamendi (Cepyme) habló de “un obligado compromiso de solidaridad”.

Mariano Rajoy matizó sus palabras de la pasada semana y, después de reiterar que “en muchos aspectos la crisis es historia del pasado”, admitió que “no son historia sus secuelas”.