X
a veces soy humano >

2014: Una muerte lenta – Por Félix Díaz Hernández

   

Cuesta que nos abandone este 2014 al que le quedan horas. Un año extraño y que en los sesudos balances con los que nos atiborran estos días parece haber estado dominado por la macroeconomía; por los debates estériles sobre la salud de ese enfermo llamado España y sus gentes; por la banalización del debate político travestido ahora en una dinámica oratoria más propia de la prensa rosa; y por la lucha entre los viejos y los nuevos protagonistas políticos.

El análisis que me interesa sobre este moribundo 2014 se situaría más cerca de la calle, del día a día, del tránsito y la lucha por la supervivencia diaria en nuestros pueblos y ciudades. Lejos de atriles, micrófonos o búnkeres diseñados para la comedia política y para el teatrillo de las vanidades. A ver si una buena ventolera aleja de los designios que dibujan nuestro futuro a determinados personajes, aunque ya les adelanto que lo importante no son las caras, que pueden intercambiarse, el cambio deseable sería que los poderes fácticos y económicos que mueven los hilos de las decisiones de estos capataces perdieran su actual influencia cuando se trata de la gestión de los intereses de Canarias. Utópico, ¿verdad?

Uno de los efectos que suele producir el acumular años de vida, muchos o pocos según se mire, es que esta transición anual, este cambio de ciclo, suele estar revestido de cierta melancolía. No por aquel viejo adagio de que “los tiempos pasados fueron mejores”, más bien por la creencia intrínseca de que poco va a cambiar salvo ese dígito que ya espera en la posición de salida para colarse en nuestras vidas.

Hay quienes hacen propósitos para el nuevo año; se plantean nuevos retos; se ilusionan con el futuro incierto; lo que si les puedo confirmar es que este 2015 que se avecina será un año para tomar decisiones, si logramos sobrevivir a quienes las toman por nosotros desde arriba. Por mi parte, desde esta columna desearles que el nuevo año nos permita vivir un poco mejor, porque tenemos derecho a ello y nos lo merecemos. A por el 2015.

@felixdiazhdez